capitulo III – Y las desgracias continúan


1.-  Capítulo I    – La despedida de Mu (El inicio de las  desgracias)

2.- Capítulo II   – Confesiones.

3.- Capítulo III  –  Y las Desgracias continúan

4.- Capítulo  IV  – Una Estrella Para Aries.

5.- Capítulo V     – El Recuerdo Más Preciado

6.- Capítulo VI   – Entre Amores y Venganzas

7.- Capítulo VII  – Padre Maestro y Amigo

8.- Capítulo VIII –  Respuesta al Tiempo Cambio Y Fuera

9.- Capítulo IX     – Entiéndeme

10.- Capitulo X –  Un Incidente Inesperado

11.- Capítulo XI – Un Dios Para El Santuario

12.- Capítulo XII –  Los dioses deben estar locos

13.- Capítulo XIII – Un ocaso para un mañana

14.- Capítulo XIV – Hijos míos

15 .- Capítulo XV- El Camino que debemos  recorrer

16.-Capítulo XVI – Una Gran Familia

17.- Capítulo XVII – el Destino de  los Dioses

18.- Capitulo XVIII – Al Otro Lado de la  Puerta

19.- Capitulo XIX – Contratiempos

 

Capitulo III

Y las Desgracias Continúan

Ikki y Pandora

Desde el día que se supo de la muerte de Athena y todo lo que tuvo que pasar Shión, desde entonces, todos los santos decidieron vivir tal cual la última voluntad de su querida diosa. Ellos debían afrontar sus problemas y vivir felices, aunque eso no era nada fácil, después de todo lo ocurrido, el dolor que sentían era grande; pero de alguna manera tenían que salir adelante, vencer todos los obstáculos, lo cual implicaba verdadera fortaleza y valor, pues era cierto que una cosa es luchar contra el mal usando la fuerza que habían logrado obtener tras duros años de entrenamiento y otra muy distinta era salir adelante adaptándose a este mundo loco y cambiante.

Era duro despertar a la realidad, sobretodo para Seiya que cayó en una profunda depresión. Últimamente pasaba todo el día encerrado en su habitación, no hablaba ni con sus amigos, apenas comía; su dolor no disminuía ni siquiera en sueños, al contrario, en ellos podía ver a su amada sufriendo mil y un horrores y él sin poder hacer nada. ¿Se imaginan?, ¿ver a la persona que más aman sufriendo terriblemente y ser completamente ajenos a poder aliviar su dolor?.

No. Seiya se sentía morir, las fuerzas lo habían abandonado como por arte de magia desde que escuchó la fatal noticia y entonces pensó en el error que cometió al dejarla ir y hasta el último momento se pesó por no comprender lo que ella quería hacer; ya había pasado anteriormente en la guerra contra Abel, no comprendió cuando quizó enfrentarse sola a su hermano, también cuando se quitó la vida en la batalla contra Hades; el santo de pegaso se culpaba y se castigaba dejándose morir cada día, sin embargo aquellas veces él pudo rescatarla porque no estaba muerta del todo, pero está vez recuperarla era imposible.

La vida de Seiya se convirtió en un infierno que él mismo creó y en el cual se estaba enfrascando poco a poco; de aquel santo de pegaso que luchaba y se caracterizaba por perseverar siempre para mantener la paz en la tierra, no quedaba nada. La preocupación fué grande por parte de todos sus compañeros y en especial del patriarca, que se mostraba notablemente desmejorado, fué entonces cuando pidió la ayuda de todos los santos para hacer posible que Seiya vuelva a sonreír, para ello destinó a Kiki como su acompañante. El pequeño lemuriano se esforzaba mucho cuidándo a su amigo, pero no obtenía ninguna respuesta de Seiya, al contrario, siempre encontraba al santo de Pegaso mirando por la ventana de su cuarto en dirección al salón de Athena, pero con la mirada perdida y llorando silenciosamente.

Era un hermoso día soleado cuando Kiki logró que Seiya salierá de su habitación y pidió permiso al patriarca para llevarlo a dar un paseo por la ciudad; sin duda salir a tomar aire y ver otro panorama le sentaría muy bien.

-Seiya, amigo. Mira cuantos turistas vienen a este lugar – decía Kiki mientras caminaba llevando de la mano tal cual niño a Seiya que andaba como un zombi. De pronto, llamó la atención de Pegaso una señorita de larga y hermosa cabellera lila que se encontraba al otro lado de una pista altamente transitada; sus ojos volvieron a cobrar el brillo de antaño y sin pensarlo dos veces soltó la mano de Kiki y salió corriendo para darle alcance.

– ¡SAORI! ¡NO TE VAYAS! ¡NO ME DEJES! – gritaba Seiya con desesperación, la señorita volteó la mirada ante semejantes gritos, haciendo que pegaso se diera cuenta que no se trataba de su amada Saori, la depresión lo volvió a embargar mucho más que antes; sin darse cuenta, se encontraba en medio de la pista, cuando apareció de la nada un automóvil a toda velocidad . Al darse cuenta de ello Kiki sin perder el tiempo decidió alcanzarlo y empujarlo pero….

– ¡Ambulancia! ¡Llamen alguna ambulancia, pronto! – gritaban los transeúntes al ver el estado en el cual había quedado Seiya.

– ¡Pobre niño!- se escuchaban murmullos – ¡Ayuda por favor! ¡es un niño! ¡que alguien haga algo! – gritaban socorriendo al mismo tiempo a Kiki, quién también había quedado gravemente herido.

Mientras tanto en el santuario, Shión se encontraba con un gran pesar en el pecho, que no sabía como explicar, de pronto fué interrumpido por los otros santos de bronce, quienes llegaban a toda prisa.

– ¡MAESTRO! ¡MAESTRO! – gritaba Shiryu con desespero.

– Seiya está… – continuaba Shun

– ¡¿Que le sucedió a Seiya?! – preguntó Shión muy preocupado al ver el angustiado semblante de Hyoga y Shiryu y al escuchar el llanto de Shun – Pero, se supone que Kiki lo cuidaba. ¡¿Donde está Kiki?!

– Seiya y kiki… están muy graves – dijo Hyoga con notable angustia quebrando su voz.

-¡¿Donde se encuentran ahora?! – preguntaba Shion sintiendo que el dolor en su pecho se agudizaba aún más, sin embargo prefirió no demostrarlo para no preocupar a sus hijos de bronce.

– Están en el hospital donde trabaja mi hermano – respondía Shun – yo lo llevaré, pero démonos prisa.

Mientras tanto en el hospital, los pasos a toda prisa de un hombre de cabellos azules se escuchaban a lo largo del pasillo, era Ikki quien sin demora entró a la sala donde se encontraba Seiya y el pequeño kiki, ambos muy fríos e inconscientes.

– ¡Seiya! ¡Kiki!, su temperatura… – Ikki hablaba con ellos pero no obtuvo respuesta de Seiya, entonces tomó la mano de kiki y la sujetó sintiendo un leve apretón como respuesta; Kiki había entreabierto débilmente los ojos – ¡Kiki! ¡Kiki! tienes que luchar, no cierres los ojos, no te des por vencido – hablaba el fénix con el pequeño, mientras que este último miraba al vacío sonriendo levemente, sin embargo, terminó por cerrar sus ojitos, cayendo inconsciente.

– Doctor, el niño recibió un impacto muy fuerte en el cerebro, es increíble que aún pueda abrir los ojos – comentaba otra doctora.

– Se ha sentido desorientado, y es lógico por el golpe que recibió. ¿Como se comportaron durante el viaje al hospital?

– El joven no ha reaccionado, pero el niño nos dijo que vió una mujer vestida de negro mientras lo traíamos – comentaba ahora el enfermero.

– ¿Una mujer? ¡Pronto! Necesitamos una transfusión de sangre para ambos, especialmente para el joven; prepárenlo para operarlo – ordenaba Ikki, haciendo que todos en la sala de emergencias se movilizaran rápidamente. La situación de Seiya era realmente grave.

Ya en la sala de operaciones, todo iba conforme y la operación resultaba ser exitosa, si no fuera porque Seiya sufrió una baja de temperatura repentina y al mismo tiempo taquicardia, haciendo asustar al Fenix.

– ¡Demonios Seiya! ¡no hagas esto! – hablaba Ikki mientras trataba de controlar la situación – ¡Vamos!… ¡Seiya! ¡Vamos! – seguía hablando mientras desesperadamente hacia resucitaciones cardiovasculares.

– Doctor, lo estamos perdiendo – alertó la otra doctora.

– ¡No estamos perdiendo a nadie! – gritaba el fénix haciendo uso de todos sus conocimientos para poder salvar a su amigo, finalmente su corazón quedo estable, pero la temperatura seguía baja.

Al finalizar la operación Ikki encontró en la sala de espera a sus compañeros y al patriarca, que esperaban ansiosos buenas noticias sobre Seiya y Kiki, pero viendo el rostro del Fénix sabían que no escucharían nada alentador.

– ¿Como se encuentran? – preguntó preocupado Shión

– Kiki esta fuera de peligro y Seiya… – el fénix se detuvo y cerró los ojos con mucho pesar, pero continuó – Seiya… sufrió algunas complicaciones en la operación y…acaba de entrar en coma – terminó de decir esto dejando en silencio a todos- las próximas horas serán desicivas – agregaba, notándose muy afectado- hicimos todo lo posible. Su ilustrísima, Seiya renunció a vivir.

– Seiya…quien hubiera pensado que tú renunciarias a vivir, sentías mucho dolor en tu corazón ¿no es cierto?- dijo Shión con los ojos nublados por las lágrimas.

– No, debe ser una broma. Estamos hablando de Seiya, no es posible – comentaba Shiryu muy sorprendido.

– ¿Como?…¿Que dijiste? – preguntó sollozando Shun.

– ¡¿Acaso me estas diciendo que veremos como Seiya muere y no seremos capaces de hacer nada?! – decía Hyoga llorando ante semenjante noticia sin escuchar palabra alguna de Fénix.

Los tres santos de Athena y el patriarca se abrazaron llorando amargamente, ahora solo era cuestión de esperar, la esperanza era nula, si tan solo Seiya luchará por vivir todo sería distinto.

Ikki solo se limitó a ver la triste escena, salió de la habitación sin que nadie se percate de su ausencia, como ya era su costumbre y caminó por el pasillo hasta llegar a su pequeño cuarto, fué ahí donde dió rienda suelta a su llanto, culpándose el no poder hacer nada por Seiya.

– ¡Seiya, perdóname! ¡lo siento mucho….Seiya! – se repetía Ikki con gran pesar, mientras lloraba amargamente – ¡maldición!, ¡maldición!, ¡yo tenía la situación controlada! ¡su vida estaba en mis manos! ¡debí saber que algo así pasaría! estabas deprimido ¡MALDICIÓN! tengo que hacer algo, de lo contrario Seiya estará muerto.

Lloraba el fenix tal cual niño en la soledad de su habitación o al menos eso él pensaba.

– No llores, por favor no llores más.

– Pero qué… ¡¿Que haces aquí?! – respondió Ikki volteando violentamente, mirando con ira a la hermosa mujer de ojos lila y cabellera negra – Si vienes por Seiya, será mejor que vuelvas ante Hades y le digas que no dejaré que se lo lleve, si se atreve, yo mismo me encargaré de patear …

– Ikki, no vine aquí por Seiya – respondió Pandora, interrumpiendo las palabras de Fénix – estoy aquí porque quiero darte las gracias.

– ¿Las gracias? – preguntó Ikki tratando de comprender que quería decir Pandora con ello.

– Porque volví a ser la Pandora de antes. Como te dije aquella vez, he abierto los ojos a la realidad. Me siento en deuda contigo y por eso… por eso estoy aquí – respondía la hermosa dama mirando tiernamente a Fenix.

– No creas que solo lo hice por tí, recuerda que mi deber es proteger a … – pero Ikki se detuvo al caer en cuenta que poco o nada pudo hacer para librar a Athena de la muerte, quedándose en silencio absoluto ante Pandora, sintiéndose inútil al mismo tiempo por lo ocurrido con Seiya.

– Eres un excelente doctor Ikki, hiciste todo cuanto pudiste para librar a Seiya de la muerte – hablaba Pandora comprendiendo perfectamente los sentimientos de Fénix – Sin embargo, la desición de vida o de muerte escapa de tus manos.

– Te equivocas, yo decido la vida o la muerte si el paciente está en mi mesa – respondía Ikki con gran convicción.

– Ikki, no eres un Dios para decidirlo. Debes aceptar la realidad, desconoces muchas cosas que encierra la muerte – le decía Pandora.

– Pero tu sí sabes de esas cosas ¿no es cierto? – le reprochaba Fénix – no necesito tu compañía, ¡lárgate! – gritaba Ikki de espaldas a Pandora señalándole la puerta, cuando de pronto esta se abrió e ingresó uno de sus compañeros médicos de guardia. Ikki volteó para ver por última vez a Pandora pero ella no estaba en la habitación, había desaparecido como por arte de magía.

– Dr. Ikki lo necesitan con urgencia en la sala de recepción. Su padre no se encuentra bien – le informaba el médico de guardia.

– ¡Mi padre! – en su mente pensaba “su ilustrísima, Shión” y salió corriendo, al llegar encontró a sus hermanos de bronce desesperados y a Shión tendido en una camilla recibiendo oxígeno, sin perder el tiempo lo llevó a la sala de emergencias.

– Doctor mientras lo llamaban nosotros aplicamos todo cuanto se pudo – comentaba su compañera doctora.

– Doctora Satchyko, no se trata de cualquier persona, este hombre es como un padre para mí y ha sufrido mucho más de lo que una persona pueda resistir- recalcaba Fénix mirando fijamente a la doctora, haciendo que ella pueda comprender el estado emocional en el que se encontraba.

– No se preocupe doctor Ikki daré lo mejor de mi, ahora puede retirarse, recuerde que el estatuto indica que nadie debe atender a sus familiares si se encuentra bajo presión.

– ¿Esta diciendo que no puedo atenderlo? ¡Yo me encuentro perfectamente bien! – replicaba Fenix aunque sabía que las cosas no eran así, necesitaba descansar, las emociones vividas con Seiya y su actual estado habían causado meya en él y ahora le invadían sentimientos de desesperación e impotencia al ver a Shión de igual modo que Pegasus tendido en aquella camilla de hospital, de pronto un aura de paz se apoderó de él aliviando todo sentimiento que le hacía mal, fué entonces cuando escuchó la dulce voz de Pandora que decía: “Tu padre estará bien, mi amigo dice que aún no le ha llegado la hora”

– ¡Doctor Ikki! ¡doctor Ikki! ¿se encuentra bien? – preguntaba su colega.

– Doctora Satchyko, dejo a mi padre en sus manos ,yo necesito descansar – diciendo esto Ikki se retiró a ver a sus hermanos, era increíble como de pronto sintió gran alivio y optimismo – ¿que fué lo que pasó? – preguntaba Ikki a los chicos de bronce, fué Shiryu quién respondió inmediatamente.

– El maestro se puso muy pálido y le costaba respirar

– Sentía mucha presión en el pecho y luego desfalleció – agregaba Hyoga

– Hermano…el maestro se pondrá bien ¿no es cierto? – preguntaba Shun, albergando alguna esperanza.

– Sí Shun, él se pondrá bien… lo prometo; pero a partir de ahora debemos evitarle toda clase de emociones fuertes – respondió Ikki sintiendo aún esa sensación de paz que dejó Pandora en él.

Todas las emociones vividas desde hace unos días atrás habían colaborado para que el pobre Shión sufriera un infarto; no era justo todo lo que los santos de Athena tenian que pasar, ya habían perdido a su Diosa, ¿ahora el destino también les arrebataría a su amado padre? pensaba esto la persona que se encargaba de velar por el alma de Shión, Radamanthys de Wyvern.

– Radamanthys, ¿acaso te acuerdas como era sentir? – preguntó Pandora.

– Recuerda que alguna vez también fuimos humanos – respondió el rubio tratando de ubicar recuerdos vagos y confusos – Luego del sacrificio de Athena, Zeus quedó conmovido ante tal acto y ordenó a Hades que nos encargáramos de velar por las almas, al fín dioses y humanos vivirán en paz verdadera. – Pandora afirmo con la cabeza y dijo:

– creo que llego la hora de actuar con Seiya.

***

En la casa de Geminis, Saga y Kanon vestían con lo mejor de sus trajes formales, ordenando cada uno su legajo de vida, dispuestos a conseguir un buen trabajo y a colaborar con la economía del Santuario, siendo muy ajenos a lo que se estaba viviendo en el hospital.

– Veamos…. inteligente, sociable, adaptable, de flexibilidad mental, elocuente, viajero, galante … ujum así fue como Athena me perdonó – leía Saga en voz alta algunas de sus cualidades, mientras se concentraba para conseguir el trabajo deseado – Kanon, ¿qué pusiste en tu legajo?

– Solo verdades … como: extrovertido, divertido, alegre, inquieto , curioso…fué así como encontré la lanza de Poseidón en la roca de Cabo Sunión, versátil, convincente, persuasivo… lo suficiente para manipular a cuanto dios quiera, gentil y amable.

– Con esas características, solo conseguirás el trabajo de un payaso de circo – comentó el gemelo mayor con su conocida risa burlona.

– Aunque somos gemelos somos diferentes, tan diferentes como el cielo y el infierno, mírame, fuí capaz de hacer muchas cosas – respondió Kanon a la burla de su gemelo.

– Cosas que realmente me averguenzan – increpó inmediatamente Saga – como esas patéticas notas que sacaste en la universidad.

– De que estas hablando. Si mal no recuerdo, fuí yo quien sacó las notas más altas de la facultad; mis diplomas y recomendaciones hablan por si solos …hermanito – respondió Kanon sin quedarse atrás.

– Jamás hubiera imaginado que mi hermano Kanón copiara mis exámenes en la universidad. Nunca. Ni siquiera en mis sueños – recriminaba Saga haciendo entender que hablaba con sus pensamientos en alto.

– Como te atreves a decir que te copié, si estudiamos en universidades distintas; recuerda que gracias a Poseidón tengo esta profesión. No pasé los años a su orden en vano, Saga – respondió Kanon ante la recrimininación de su hermano gemelo

– Desgraciadamente para ti estudiaste lo mismo que yo. Kanon el que en verdad hayas abandonado el mal y despertado del lado del honor y la justicia esta por verse, recuerda que desde hace un tiempo atrás me respondes con tus acciones.

– ¿Saga no fuiste tú el que recibió el castigo de Dios y fallaste en tu complot de matar a Athena y manejar el santuario ?. No debería ser yo el único juzgado, además de eso, ayudaste a Hades para realizar su propósito. Saga realmente eres la personificaciòn del mal – comentaba Kanon con burla haciendo que Saga pierda la paciencia.

– ¡cállate!, como te atreves a acusarme, cuando fuiste tú quién infiltro el mal en mi – increpó el gemelo mayor preparando sus puños para atacar a Kanon, cuando de pronto fué interrumpido por un apresurado Afrodita que llevaba en la mano un maletín negro, vistiendo también traje formal. El santo de piscis, era considerado el hombre más hermoso del santuario, (creo que está por demás el hacer mención de como se veía con el traje formal puesto) llamando la atención de los dos gemelitos, que se paralizaron, pues está era la primera vez que lo observaban así, dejándolos con una interrogante “¿A donde irá?”

– Parece que voy a llegar tarde, ¡esto es horrible!, voy a llegar tarde – se escuchó la voz de Afrodita corriendo por las interminables gradas del santuario y cada dos segundos mirando su reloj de mano, haciendo comprender a sus compañeros que también estaba dispuesto a conseguir trabajo y colaborar con el santuario.

Saga bajo los puños, sacudió su traje, lo acomodó dejando todo en perfecto ordén y solo dijo:

– Ahora retira esos papeles de mi vista, que tengo una entrevista inmediata – concluyo Saga, bajando silenciosamente por las escaleras mientras escuchaba los gritos de Kanon.

– ¡Estas desperdiciando tu tiempo Saga, porque seré yo quién consiga el mejor trabajo y te pesará haberme dicho todas esas cosas! ¿Estas escuchando Saga? ¡Al final seré yo quién una vez más demuestré que soy superior a tí! – gritaba Kanon para que su hermano escuché a lo lejos.

A puertas de la empresa editorial más importante de Grecia, Afrodita se encuentra con el personal de seguridad.

– Disculpe, pero la entrevista comenzó hace un minuto; nadie puede ingresar – decía el agente de seguridad con tanta convición que hasta imponía miedo.

– Déjeme entrar, no ha pasado mucho tiempo – imploró Afrodita poniendo una mirada irresistiblemente tierna, derribando el frío semblante del agente.

– Si fueras mujer…pero que rayos. ¡Ya pasa! y para la próxima vez trata de llegar temprano – hablaba el agente mirando de una manera muy especial al santo de piscis.

Afrodita subió al ascensor hasta llegar al piso 10 que era donde se encontraba la oficina principal, allí se realizarían las entrevistas; tomo asiento, una larga fila de piernas femeninas cubiertas en medias cautivadoras cruzaban una a una hasta llegar donde él, siendo el único que llevaba pantalón en la sala; el trabajo era exclusivo para señoritas y el hermoso santo de piscis desconocía aquello, pues nunca terminó de leer el anuncio en su totalidad. A medida que el tiempo pasaba, Afrodita estaba más nervioso al observar como las bellas señoritas salían algunas llorando, otras cabizbajas, otras tirando a portazos y una que otra gritando mil y una barbaridad. Ese jefe debe ser un animal sin duda, pensaba Afrodita y considerando la posibilidad de salir en ese instante se levantó de su asiento, fué entonces cuando escuchó su nombre de una viejecita muy amable que lo hizo pasar a la oficina de semejante animal; al entrar solo pudo observar el asiento de espaldas a él, con humo de cigarro saliendo por todos lados.

– Tome asiento jovencito – pidió muy amablemente la viejecita.

– ¿Jovencito? vaya, vaya, el anuncio pedía solo señoritas, tiene usted dos segundos para retirarse – ordenó una voz femenina proviniente del sillón aún de espaldas.

– Claro que me voy – dijo Afrodita con mucha convicción cerrando su carpeta – ¿Sabe?, fumar es dañino para su salud y la mía, sin mencionar a esta pobre señora que ha tenido que soportar esta peste durante dos horas. Que pena que en tres o cuatro años no la veré morir dolorosamente – antes de levantarse del asiento Afrodita sintió una energía maligna brotar de aquel sillón volteándose lentamente.

– Así que hay alguien que se atreve a contestarme de esa forma – miró fijamente la preciosa, esbelta y fina mujer del sillón, lo cual hizo que Afrodita considerase por un momento redefinir el significado de belleza, pero debía estar equivocado, la belleza no excluía el alma y eso lo había aprendido en su batalla contra Shun. Ambos sostuvieron la mirada por un minuto sin parpadear – ¿Cual es tu nombre? – preguntó la bella y sexy mujer.

– Yo me llamo Afrodita – contestó el santo de piscis con calma apesar de estar aún perturbado.

– Bien Afrodita, debo admitir que tienes mucho valor para venir aquí. Pero, aún existe un inconveniente. Pásame tu currículum – ordenó la hermosa dama, haciendo que Afrodita le entregue su carpeta. Algunos minutos depués la señorita Minerva Antzas que era así como se llamaba aquella preciosa mujer de cabellos plateados, ojos celestes y de facciones perfectas daba vuelta las hojas del documento de Afrodita, cuando de pronto…se escucha la voz de la viejecita discutiendo con alguien en la puerta.

– No puede pasar, yo debo presentarlo antes – decía la viejecita interponiéndose en la puerta con los brazos abiertos.

– Yo me presento solo – decía máscara de la muerte ingresando a empujones haciendo que su compañero voltee a mirarlo al reconocer su voz.

– ¿Máscara como llegaste aquí? Te dije que nos encontraríamos en el almuerzo – increpaba Afrodita.

– Lo sé, solo quería….

– No me digas que impedirás que trabaje – decía Afrodita haciendo pensar mal a su futura jefa, la cual dejó de hacerse ilusiones con el guapo chico y dejó de mirarlo de manera seductora. ¿Quien sería ese sujeto que de la nada se presentaba ante ella y que además parecía tener un romance con Afrodita? pensaba Minerva “Afrodita es alguien distinto a cualquier otra persona que haya conocido ; es bello no puedo negarlo y ademas muy interesante… Definitivamente no lo dejare ir” ; ella nunca había perdido, ni había dejado de conseguir lo que quería en su vida, miró con furia a aquel extraño que había entrado a empujones, se paró violentamente de su asiento y le dijo:

– Claro que no impedirá que trabajes con nosotras; de hecho, recibirás doble sueldo y dos semanas de vacaciones doblemente pagadas cada seis meses, es un derecho que lo tienes ganado – replicó la hermosa dama haciendo que Máscara comprendiera las intenciones que tenía con su amigo; pero él no dejaría que una chiquilla caprichosa haga con su amigo lo que le diera en gana, y que solo lo utilice como un trofeo propio de una hermosa mujer, así que sin importarle nada Máscara De Muerte dijo:

– Mi amor, por equivocación tomaste el maletín que dejé sobre mi cama. Toma, este es el tuyo – respondió Mascara de la muerte con una gran sonrisa en el rostro, por su parte Afrodita casi sufre de un ataque de hiperventilación, ¿que se traía Máscara? de cuando aquí le decía “Mi amor” era cierto que los dos tenian una gran amistad desde hace muchos , muchos años, pero nunca, jamas, paso de ser una hermosa, fiel y gran amistad.

– Lo siento, debí quedarme dormido – solo atinó a responder dándose cuenta que lo único que acababa de hacer es empeorar la situación.

– Ya olvida , veré como me pagas el favor esta noche – dijo Máscara de la muerte retirándose inmediatamente, pero luego volviendo y desde el marco de la puerta habló a la señorita – Gracias por contratar a mi amigo, realmente necesitamos que él trabaje – diciendo esto se fué.

– Vividor – decía para sus adentros la hermosa dama, quien había perdido toda esperanza con Afrodita, pero al menos lo tendría cerca como una buena amiga.

Continuará…

Click al Capitulo 4  ” Una estrella para Aries”

11 comentarios to “capitulo III – Y las desgracias continúan”

  1. washmime junio 6, 2010 a 11:45 pm #

    Todavía mal? Chiales! Es momento de que los amigos entremos en acción! Yo te llevo al doc.. A que hora paso por vos shioncito?
    mi amiga!!! Como dije antes, siempre en las angustiass ¿eres piloto, del Team muerte subita, patrocinador o periodista deportiva? quieres matarnos de un infarto!!. Un abrazo!

    paso al siguiente cap para preguntarle a shioncito
    sigues mal? Ya t curates? hahahaha.

  2. ana abril 18, 2010 a 1:39 am #

    este capitulo tiene mucho drama con Afrodita y MM, y sobre lo sentimiento d Ikki y entre otros temas………!
    ya me muero d ganas d leer el siguiente capitulo d fic……..!
    sigan así.
    tienes todas mis felicitaciones.
    seguire con el fic, actualicenla pronto.
    lo stera sperando…..!

  3. rose abril 17, 2010 a 3:13 am #

    ya me esta llenando d curiosidad q seguira…..?
    espero q no se demore mucho por escribir la siguiente historia….?
    lo estare esperando con ansias.
    buno me despido……..!
    chao……!

  4. Ana Bella aries. mu febrero 5, 2010 a 12:07 am #

    Es increible… que buen fanfic, por favor actualicen pronto realmente morire de inanicion, y ¿ me pregunto cuando le haran saber a mu de la muerte de saori?!!!! el esta en londres y no sabe nada ¿ sera que shion lo envio para protegerlo del dolor!!!!! dios cuantas prguntas son respuesta T.T

    • janniceg febrero 5, 2010 a 1:16 am #

      Bueno, te cuento que ya esta el IV capitulo AQUI.

      Me parece que te mandaste un “SPOILER” con respecto a Mu . Aunque no estoy segura , tendremos que preguntarle a nuestra querida Valkyria7.

  5. Bertha(> agosto 2, 2009 a 11:17 pm #

    Ay! ! ay !! ay!!

    por un minuto pense que Seiya tambien pasaba a mejor vida, menos mal y no fue asi, debemos darle animos al caballito sobrevivir a todo para que al final se quede sin nada

    Por otra parte , parece que la comedia regresa con los azules SK
    mil hurras por Saga que es mejor que su gemelo. Ademas sera que afrodita al fin tendra novi@ jajajajja , seguire con el fic, actualisen pronto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Respuesta al Tiempo / Cambio y… Fuera « Janniceg Frankfurt - julio 17, 2010

    […] capitulo III – Y las desgracias continuan […]

  2. Capitulo VI – Entre Amores y Venganzas(Fic. Todos por Papá) « Janniceg Frankfurt - mayo 6, 2010

    […] 3.- Capitulo III –  Y las Desgracias Continuan     […]

  3. Capitulo V -”El Recuerdo Más Preciado” (Fic Todos por Papá ) « Janniceg Frankfurt - febrero 26, 2010

    […] 3.- Capitulo III –  Y las Desgracias Continuan […]

  4. Una estrella para Aries (Capitulo IV TxP) « Janniceg Frankfurt - febrero 3, 2010

    […] 3.- Capitulo III –  Y las Desgracias Continuan […]

  5. Todos por Papá (Fanfic Saint Seiya) Capitulo 3 UP! « Janniceg Frankfurt - julio 25, 2009

    […] 3.- Capitulo III –  Y las Desgracias Continuan […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: