capitulo II- Confesiones


1.-  Capítulo I    – La despedida de Mu (El inicio de las  desgracias)

2.- Capítulo II   – Confesiones.

3.- Capítulo III  –  Y las Desgracias continúan

4.- Capítulo  IV  – Una Estrella Para Aries.

5.- Capítulo V     – El Recuerdo Más Preciado

6.- Capítulo VI   – Entre Amores y Venganzas

7.- Capítulo VII  – Padre Maestro y Amigo

8.- Capítulo VIII –  Respuesta al Tiempo Cambio Y Fuera

9.- Capítulo IX     – Entiéndeme

10.- Capitulo X –  Un Incidente Inesperado

11.- Capítulo XI – Un Dios Para El Santuario

12.- Capítulo XII –  Los dioses deben estar locos

13.- Capítulo XIII – Un ocaso para un mañana

14.- Capítulo XIV – Hijos míos

15 .- Capítulo XV- El Camino que debemos  recorrer

16.-Capítulo XVI – Una Gran Familia

17.- Capítulo XVII – el Destino de  los Dioses

18.- Capitulo XVIII – Al Otro Lado de la  Puerta

19.- Capitulo XIX – Contratiempos

 

shion patriarca

Capitulo II

Confesiones

Atención: En este capítulo las escenas de humor son pocas dada la seriedad del caso. Cabe decir que los personajes son creación de Masami Kurumada de la serie Saint Seiya y que lloré mucho al escribirlo. Sin más que decir espero que les guste y como recomendación piensen e identifíquense con Shión para que lo entiendan mejor.

*****************


– ¡¡MUERTA!! – Gritaron

no era posible lo que iban escuchando, Athena, ¿Saori muerta?, Seiya no pudo con semejante noticia, él había dado la vida y más por ella… la amaba realmente y por eso acepto su boda.

/FLASH BACK – 2 años atrás/

Yacían los 12 caballeros dorados y también los 5 de bronce que ya conocemos sentados en la mesa en plena cena. El semblante de Saori se notaba muy angustiado hasta que decidió romper el silencio.

– Muchachos. ¿Que les parece si este fin de semana salimos de paseo?

– YEEEEEEEEEEEEEE YUPIIIIIIIIIIIIIIIIIII BRAVOOOOOOOOOOOOOO – Gritaban todos muy contentos.

– Hace mucho tiempo que no salimos juntos – decía Shun con emoción

– Pero… ¿Athena regresarás de tu viaje para entonces? – preguntó Shiryu.

– Sí, pero esta vez iremos a las cálidas playas en Rodas – agregó Athena.

– Pero…Athena …¿acaso no es esa la isla de la hija de Poseidón?- añadía Dhoko

– coff, coff, coff – Athena se atoraba con el café dándose de golpes en el pecho – sí, esa es.

– No quiero pisar tierras que tengan vínculos con ese diosucho, pervertido, miserable, simplón, dictador, engreído, posesivo, narcicista, afeminado, apestoso, gusano, sabandija, arrastrado, bravucon, semiestúpido, abusador de pacotilla!! – exclamaba Seiya sin aire.

– Vaya… cuantos adjetivos. Y yo que pensé que solo servía para las batallas – comentaba Hyoga – ¿sabrá deletrearlos?

– ¡No Seiya! ¡no pienses así! Poseidón es muy bueno – la diosa trataba de convencerlo

– ¡Ohhhhh! – Todos nuevamente sorprendidos.

– Sí es muy bueno, tanto que trató de inundar la tierra y ahogar a todos los seres humanos, para según él limpiarla de todo mal ¿será que no se dá cuenta que solo se casa por interés?….aunque…. – pensaba DM.

– Bien…ya que tocaste el tema…también asistirán Titis, Sorrento y Julián…y quien sabe uno que otro miembro de la familia Solo –  Saori  continuó casi atropellando sus palabras – mencioné al alcalde y al juez… ¿Lune?. Lo recuerdan… ¿cierto?

– Por supuesto, como olvidar al loquito ese. Es un peligro con el látigo – afirmaba Kanon,  recordando sus hazañas .

– ¡Ohhhhh! – Todos otra vez con la sorpresa, las cenas en el santuario siempre eran un reguero de chismes y esta no sería la excepción.

– Que bien, porqué…sera él quien celebre mi boda.- Saori terminó de decir esto cerrando a prisa sus ojitos con temor, esperando las primeras reacciones.

– jajajajajajajajajajajaja podría jurar que … escuché que se casaría. jajajajajajajajajajaja – Saga reía mientras destrozaba sus galletas en la taza de café, de solo imaginarse algo semejante .

– Es gracioso pero me pareció escuchar lo mismo.- Dijo Mu estrujando sus orejitas, todos sabían que Athena había prometido castidad desde la era del mito… ¿como sería esto posible?.

Todos escucharon lo mismo, así que inmediatamente las miradas voltearon hacia Seiya.

– ¿ es eso verdad Saori?- todo quedo en silencio, Athena es decir Saori no pudo hacerle frente y agacho la mirada…

– Yo…prometo quedarme a tu lado siempre, solo contigo Saori, lo que tu quieras pero no te cases con Julian Solo!!.- minutos después las lágrimas iniciaron su caída cual lluvia torrencial reflejada en las ventanas ..

– Seiya, las cosas no son tan fáciles como las planteas, tarde o temprano todos debemos seguir y esta es mi decisión. Me casaré con Julián estén presentes o no.

– ¿Por que tanta prisa y desesperación Athena? – saltó rápidamente con su pregunta Aioros.

– ¡¡No me digas que no te diste cuenta de los sentimientos de Seiya!! – grito Aioria muy iracundo, abrazando a Seiya.

– La única razón de tanta prisa es porque… un bebé está en camino – razonaba en voz no tan baja Afrodita.

– Dejen de especular, nuestra diosa ya habló y no nos corresponde cuestionarla, – concluyó Shión, luego miró directamente a los ojos de Athena – Si es su voluntad diosa nuestra, todos estaremos puntuales en la ceremonia.

Pero Saori muy afectada y conteniendo las lágrimas respondió.

– Nunca lo comprenderían, asistan si creen que es conveniente. Lo siento Seiya algún día lo comprenderás.

La deidad se levantó del asiento y se dirigió al patriarca.

– ¡Shión ! mi equipaje.

– Si Athena.

-PERO TU NO… ¡NO AMAS A JULIÁN!… SAORI MÍRAME Y DIME QUE NO ES CIERTO – exclamaba Seiya esperando una respuesta.

Saori no volvió la mirada y continuó con su trayecto.

/FIN DELFLASH BACK/


– ¡Mentira! ¡lo que dices es mentira! ¡Saori no!, ella ahora es… feliz – fue la reacción de  Seiya con notable tristeza.

Como podía ser cierto.

Su querida Diosa. Su Saori, por la que tantas veces había dado la vida, no estaba viva y feliz, sino todo lo contrario.

Por su parte Seiya apretaba los puños a más no poder. Los demás caballeros no salían de su asombro, apenas y podían creer que Athena había muerto. Algunos callaban, otros quedaron en shock hasta que el patriarca decidió continuar.

– Es difícil aceptarlo, pero…ella se ha ido – hablaba Shión con gran pesar.

– ¿Por eso estos dos años no supimos nada de ella?. ¡Maestro! ¡¿por qué lo ocultó?! – gritaba Shiryu con notable enfado mezclado con tristeza.

– Ella nunca quizo que ustedes se preocuparan por la situación del santuario y …me hizo jurar… – para ese entonces los ojos del patriarca se nublaban entre lágrimas y su voz comenzaba a vacilar- que no se los dijera nunca. Pero…deben saber que nuestra diosa nos amaba tanto que se sacrificó por todos nosotros.

– ¡¿SACRIFICARSE?!- gritaba esta vez Aioros, que no creía que la niña que él salvó había fallecido sacrificándose por el bienestar de todos – ¡DE QUE ESTA HABLANDO MAESTRO! ¡NOSOTROS SOMOS CABALLEROS! ¡NUESTRO DEBER ES PROTEGERLA AUNQUE NOS CUESTE LA VIDA! ¡EL SACRIFICIO  SIEMPRE SERA NUESTRO!

– ¡DEMONIOS! ¡¿COMO DEJÓ QUE ESO OCURRA?! – esta vez se manifestaba Ikki con gran exaltación acercándose al patriarca, pero por fortuna fué detenido por Shun.

– YO… – Seiya a duras penas se ponía en pie- JAMÁS… – frunció el ceño- ¡JAMÁS SE LO PERDONARÉ! – y haciendo puño corrío hacia el patriarca dándole un golpe certero en la mejilla ante la sorpresa de todos los presentes. Sin embargo Shión lejos de esquivar el ataque solo lo recibió sintiendo que realmente merecía toda la furia de pegaso – ¿PORQUÉ LO PERMITIÓ? – gritaba Seiya sin control y fuera de si.

Las lágrimas pincharon los ojos de los presentes ante esta escena, a la vez veían como Shion bajaba la cabeza lentamente con cierta indignación mostrando una solitaria lágrima que rodaba suavemente por su mejilla. Shura y Shaka corrieron para apartar a Seiya del patriarca.

Seiya sintió un profundo dolor en su pecho. Era como si alguien hubiera entrado en su corazón y apretado sin dejar nada, al punto de faltarle la respiración y sentir la vista borrosa por las lágrimas que inundaban sus ojos marrones. Una visión le vino a la mente. Era la de su diosa sufriendo infinidad de torturas y él sin saber ni hacer nada. Se escuchaban sus susurros, negaba con la cabeza diciendo un triste “noo”.

-Lo siento…- susurró el patriarca con la voz llena de dolor y angustia- Lamento todo esto – un sollozo agonizante se desgarró de él – Todo es mi culpa… todo… ustedes simplemente no sabían nada…- cuando ya no pudo aguantar el dolor por más tiempo, un afligido sollozo salió de él y las lágrimas que habían estado acumulándose corrieron por su rostro. Shion cerró los ojos con fuerza- Lo siento… yo nunca quise entristecerlos. Debí habérselos dicho antes…

El llanto atormentado del patriarca rompía el corazón de cada uno de los presentes que se quedaron parados tratando de calmarse.

Nadie hablaba. Solo se escuchaba el sonido del viento y el de sus propios lamentos. Así estuvieron durante un tiempo.

-Maestro. Por favor díganos ¿que sucedió con Athena? – finalmente preguntó con amabilidad el santo de virgo.

-Athena quiso hacerse cargo de todos los problemas del santuario. Ella sabía que estábamos en la ruina y buscó la manera de cargar con todo, sin contar que la fundación Kido también quebró. Pero… después de todo también era humana – nuevamente la voz comenzó a vacilar y las lágrimas le nublaron la vista – tan solo una…humana- su labio inferior empezó a temblar mientras trataba de contener la pena, pero era demasiado- La enfermedad y la muerte se apoderaron de ella.

/FLASH BACK – 2 años atrás en el hospital de la fundación Kido/

-¡Athena! Por favor no me pida que siga guardando silencio – exclamaba Shión con voz implorante y a la vez tomaba la mano de su diosa que se encontraba recostada en la cama del hospital.

-Shión, fueron tantas las batallas que libraron por mí. Tanto sufrimiento, tanto dolor. Siempre los metía en problemas – hablaba Saori con notorio cansancio y debilidad mientras que el patriarca negaba con la cabeza.

-Tú no… Tú siempre eras tan amable y gentil, incluso cuando estabas molesta… pero también estabas siempre triste… y ahora te estoy causando más sufrimiento al no poder hacer nada- decía Shión mientras que la diosa levemente acariciaba los mechones verdes que rozaban con su rostro.

– Solo deseo que todos mis santos tengan una vida tranquila y feliz. Ahora me toca luchar por ello. Es lo menos que puedo hacer.

– Nosotros seremos felices siempre y cuando nuestra diosa sea feliz.

– Shi…- hablaba la diosa pero fue interrumpida por Shión.

-Por favor Athena, no me pida que calle más. Por favor déjeme ayudarla – Shión suplicaba- Callé en su matrimonio con Poseidón. Sabía que únicamente se casaba por solucionar los problemas financieros que nos dejaron las batallas pasadas, además los juicios. Todo para que el santuario vuelva a ser el mismo. Pero… ese maldito sacó provecho siempre.

– No lo llames así. A pesar que él sabía mis intenciones aceptó el matrimonio para ayudarme. Es un buen esposo, no tengo queja alguna. Fue mi culpa en un intento por recuperarlo todo. Estaba tan desesperada… – hablaba con más fatiga – Shion ¿podrías hacer algo por mi?… – esta vez la diosa cerraba los ojos con un gesto de dolor ahogado.

– No debería preguntarlo. Estoy a sus órdenes – decía Shion angustiado tomando con más fuerza la mano de Athena.

– La situación del santuario es muy, muy crítica. Shión…la herencia que mi abuelo me dejó…todavía no la he utilizado. Úsala y haz que todos mis santos lleven una vida pacífica y feliz. Ellos realmente lo merecen.

– No diga eso. Se pondrá bien y volverá con nosotros pronto.

– Promételo.

– Muy bien. Lo haré. Siempre y cuando usted ponga de su parte y se recupere pronto.

Hubo silencio en la habitación por un minuto, luego Athena miró a su alrededor. Frunciendo el ceño, miró al patriarca y dijo:

– Shion…debo confesarte algo

– Eh? – el sentimiento de tristeza de Shión cambió de pronto a curiosidad.

Al salir de la habitación Shión se encontró con Julián. Se miraron fijamente por unos segundos, pero.. ninguno de los dos habló. En los ojos de Julián se podía ver desesperación, impotencia y angustia. Sin cruzar palabras Shión continuó su camino.

Julián ingreso a la habitación encontrando a Saori aún despierta, la tomó de las manos suavemente como reconfortándola y acarició sus cabellos. Cuanto habría querido que fuera alguna vez suya, pero siempre la respetó. Sabía de sus sentimientos por Seiya.

– ¿lo sabe? – preguntó Julián

– Sí. Ahora él sabe todo.- respondió Athena con gran alivio.

– Aunque yo también me encuentre en la ruina, siempre los apoyaré. Me habría gustado tanto dar mi divinidad a cambio de las vidas que tomé. Esa es una de las tantas razones por las cuales te amó.

/FIN DEL FLASH BACK/


-Pasaron tres días la mejoría era notoria. Pero…- su voz empezó a temblar, aún así continuó – al visitarla como de costumbre encontré la habitación vacía, me alegré al pensar que se había recuperado y corrí a buscarla, al pasar por la pequeña capilla del hospital encontré a Julián quien sin pensarlo dos veces me abrazó muy fuerte llorando cual fuera un niño que acababa de perder lo más valioso de su vida. Las secuelas que dejaron todas las batallas unidas a la fragilidad de su cuerpo, fueron las causas principales que acabaron con su vida. Se dice que luchó hasta el final. Pero… no pudo más.

– ¡¡ES MENTIRA!! ¡TODO LO QUE DICES ES MENTIRA! – gritaba Seiya fuera de sus cabales.

– ¡NO SEAS NECIO SHION! ¡COMO CAISTE EN ESE TRUCO! – exclamaba Saga

– ¿QUIERES QUE TE CREAMOS ESTE ABSURDO? – amenazaba Aioria, mostrando su puño.

– ¡¿DONDE LA TIENES?! – gritaba enfurecido Aioros.

– ¡¿ACASO VISTE SU CUERPO?! – exclamaba Milo.

– Caballeros no pierdan la calma. Shion también es un caballero de Athena ya nos a demostrado en varias ocaciones- decía Dhoko tratando de apaciguar la furia inminente de los presentes.

– La vida nos ha demostrado que para todo hay una explicación – comentaba Afrodita.

– Pero…era una diosa. ¿Como pudo morir como un simple mortal? – preguntó Shaka.

El dolor que Shión había experimentado al ver la reacción y comentarios de cada uno de los caballeros tras conocer la muerte de Athena empezó a cambiar y a calentarse hasta convertirse en cólera.

– ¡¿Acaso ustedes nunca se preguntaron por que volvimos a la vida?! – dijó Shión con voz seca.

El silencio volvió a reinar. Todos los presentes se perdieron en sus pensamientos buscando una explicación. Pero nadie se atrevió a hablar.

– Una simple mortal….así fue como decidió ser a cambio de devolvernos la vida a cada unos de sus caballeros muertos en estos años de batalla. ¡¿Ahora la comprenden?! Nadie se atreverá a conquistar el mundo ni a destruirlo ¡ya no más!. Su voluntad fue que cada uno de nosotros tenga una vida normal y tranquila, fue una promesa hecha entre dioses a cambio de no intervenir con el destino de la tierra. Ella nunca quiso que supieran de su enfermedad –al terminar de hablar Shión levantó la cabeza y miró con cansancio y fatiga a los demás – No podemos hacer más. Solo hagamos realidad su último deseo.

Nadie habló, todos los presentes solo mostraban gestos de frustración y remordimientos. Asintiendo, aceptando la realidad. Solo quedaba hacer honor al sacrificio de Athena y vivir plenamente.

– Shión… – Docko empezó a hablar suavemente- Lo siento…-él quería decir más, pero Shión lo cortó bruscamente.

– ¡No!… No… ¡No digas eso! No tienes razón para disculparte, y ustedes tienen todo el derecho de decir lo que dijeron de mí – su voz se suavizó mientras continuaba – Creo que yo… pareciera que siempre soy muy estricto y mandón, quiero darles ánimo y decirles que todo cambiará, que sigan con sus vidas y encuentren la felicidad. Creo que me comporto de esa forma porque pienso que de alguna manera con eso cumplo el deseo de Athena y trás esa careta escondo cualquier cosa que pueda estar sintiendo y que no quiero que la gente vea…-Emitió una pequeña risa triste- Pensé que podía mantener la muerte de Athena en silencio y que también lograría cumplir su rol…eso fue algo estúpido supongo.

Shión parecía tan vulnerable, esa carita de tristeza solo Docko la conocía muy bien. Muy a menudo cambiaba a esa expresión cuando estaba molesto o decaído.

-No es estúpido…- replicó Docko suavemente- Pienso que en tu lugar habría actuado de forma similar -avanzó hasta Shión dándole un fuerte abrazo, tratando de reconfortarlo.

-Lo siento… Lo siento por no ser tan fuerte… yo… yo debí haber sido el que te tenía que consolarlos, el que velaría por su felicidad y a cambio …solo les traigo sufrimiento- él miró hacia el suelo avergonzado. En su mente se preguntaba ¿Qué clase de patriarca permitiría que todas estas cosas pasen? ¿que clase de mounstruo era él?

Todos los presentes al fin comprendieron el infierno que había vivido Shion desde la muerte de Athena, cambiando su manera de pensar y de actuar hacia a él. Después que el primero en acercarse a Shión fuera el caballero de libra, el resto de los santos también hicieron lo mismo.

– Lo siento tanto… estabamos equivocados… – dijo Saga de géminis.

– Estabamos equivocados al pensar que nos mentías- habló el santo de leo.

– Pero…nuestro querido patriarca es un santo ejemplar y muy fuerte. Lo ha demostrado – continuó el caballero de capricornio.

– Maestro…-miró Shaka fijamente a los ojos de Shión- gracias. Gracias por querer nuestra felicidad por sobre todas las cosas.

– Todo este tiempo tuvimos tranquilidad gracias a usted. Ahora nos toca velar por el santuario – hablaba Camus

Se escuchaban muchas disculpas hacia el patriarca.

– A partir de ahora nuestras vidas serán como nuestra amada diosa quizo que seán – decía Shiryu el dragón.

– Así será – respondieron Shun, Hyoga e Ikki con firmeza

– Pero…recuerden que lo haremos también gracias al esfuerzo del patriarca o debo decir…gracias al esfuerzo de nuestro querido papá – dijo Aioros.

Todos los presentes asintieron, sintiendo en su corazón la esperanza de volver a la vida de antes. Esta vez recuperar todo lo que perdieron estaría solo en sus manos. Nadie se percataba de la aguda depresión en la que había caído Seiya, quizas por que él mismo no lo hacía notar. Aquel sentimiento de vacío e impotencia se apoderaba de aquel caballero que derrotó a tantos dioses solo por amor. El caballero de pegaso no salía de su asombro y más que nada deseaba morir, para estar al lado de aquella persona que tanto amaba.

Continuará…

Capitulo III – Y las Desgracias Continuan (Todos por Papá)

9 comentarios to “capitulo II- Confesiones”

  1. washmime junio 6, 2010 a 8:39 pm #

    ¿Qué es lo que más quieren ver hoy en los fic de blog de jannice?. mejor villano, mejor momento dramatico, y el premio de este capitulo definitivamente se lo lleva shion el caballero de aries y patriarca de los siglos 19 y 20.Papel de mejor villano sufrido pero con poca madre Julian Solo, asi mismo, solito se quedo.

    No puedes seguir asi escritora, es criminal. Si no tu ordenador tendrá que servir mesas para llegar a fin de mes. La gente te pedira que continues escribiendo o lincharan a jannice por publicarlo en su pagina ahahahahahahahahahaha y dejara de pasar por mi bloguer y todos sufriremos por no rendir tributo al chisme.

  2. ana abril 18, 2010 a 12:32 am #

    este capitulo fue muy triste pero al final todos comprendieron lo q habia sucedido……!
    es mas triste para el caballero de pegasus x lo q paso……!
    Shion en verdad es un ejm a seguir es un verdadero líder q tiene todo mi respeto…..! lastima q n es real xq ls líderes d hoy es…….! (PIENSELO)
    él q escribio estos capitulo tiene todas mi felicitaciones q siga así……!!!!!

  3. rose abril 17, 2010 a 3:04 am #

    esta historia me entriztecio mucho xq todo se pusieron triste x la muerte de Athena (Saori) pero al final d todo se dieron cuenta……!
    es muy triste lo q paso….
    pero eso le pone mas drama a la historia y hace q me interese mas por leerla y seguir…..!
    espero q la a continuacion sea pronto….!
    lo esperare con ansia….
    bueno me despido.
    mejor los dejo……!
    chao……!

  4. Bertha(> agosto 2, 2009 a 11:06 pm #

    ps demore un poquitgo,pero que mal, tragedia griega fue la que se escribio en este capitulo, Shionsito que es tan lindo sufriendo tanto todo este tiempo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Respuesta al Tiempo / Cambio y… Fuera « Janniceg Frankfurt - julio 17, 2010

    […] capitulo II- Confesiones […]

  2. Capitulo VI – Entre Amores y Venganzas(Fic. Todos por Papá) « Janniceg Frankfurt - mayo 6, 2010

    […] 2.- Capitulo II – Confesiones.    […]

  3. Capitulo V -”El Recuerdo Más Preciado” (Fic Todos por Papá ) « Janniceg Frankfurt - febrero 26, 2010

    […] 2.- Capitulo II – Confesiones. […]

  4. Una estrella para Aries (Capitulo IV TxP) « Janniceg Frankfurt - febrero 3, 2010

    […] 2.- Capitulo II – Confesiones. […]

  5. Todos por Papá (Fanfic Saint Seiya) Capitulo 3 UP! « Janniceg Frankfurt - enero 25, 2010

    […] 2.- Capitulo II – Confesiones. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: