Capitulo VI – Entre Amores y Venganzas(Fic. Todos por Papá)


1.-  Capítulo I – La Despedida de Mu (El inicio de las  desgracias)

2.- Capítulo II – Confesiones.

3.- Capítulo III –  Y las Desgracias Continuan

4.- Capítulo IV – Una Estrella Para Aries.

5.- Capítulo V – El Recuerdo Más Preciado

6.- Capítulo VI – Entre Amores y Venganzas.

7.- Capítulo VII – Padre, Maestro y Amigo

Recordemos:

– Shión sacrificó el sentimiento más preciado para salvar a Seiya de un trance depresivo. Nunca más recordará a Yuzuriha de Grulla.

– Por su parte, el santo de Pegasus entiende que el reencontrarse nuevamente con Saori solo es cuestión de tiempo. Promete continuar haciendo honor al título de caballero de la esperanza y valora el sacrificio de Shión.

Capítulo VI

Entre Amores Y Venganzas

Lazos de amistad

 

Santuario de Atenas – Templo de Cáncer, cuando todos duermen (Dos semanas después… ¿Después de qué? De que las desgracias colectivas se dieron encuentro en el hospital del Fénix). Morfeo había logrado su propósito con cada uno de los integrantes del santuario de Athena; excepto con dos…dos rebeldes (como siempre).

– Bien Death. Ahora deseo que cuando yo diga ¡tres! Realices el super secreto baile triunfante del Sekishiki Meikai Ha, que no quisiste demostrar a nadie….ni siquiera a mi, que soy tu mejor amigo. Porque recuerda…SOY TU MEJOR AMIGO. ¡Atención! ¡Uno… dos…tres! – Afrodita tronó los dedos con una sonrisa diabólica dibujada en el rostro, el super secreto baile del Sekishiki Meikai Ha era revelado con toda la coreografía.

– Sekishiki Meikai Ha, Sekishiki Meikai Ha – el santo de Cáncer movía las caderas de modo singular, mientras que el famoso y único dedito del Sekishiki Meikai Ha se movía en diagonal desde su pierna izquierda hacia el cielo consecutivamente – UHHHH UHHHH UHHHHH – luego el dedito que hacía las veces de una pistolita en mano giraba haciendo un círculo alrededor de él mismo.

– Ahora cae hacia atrás… ¡cae…! ¡cae…! – tronó de nueva cuenta sus dedos, logrando que el santo de Cáncer pierda el equilibrio, cayendo con violencia en el amplio y frío piso del templo, lo cual estremeció al mismo Afrodita – cae…pero en tu cama – un vistoso moretón no tardó en hacer su aparición, inmediatamente cargó el cuerpo de su amigo recostándolo en la cama. El rostro del santo de Piscis se tornó serio, con evidente preocupación en los ojos, pero con voz calma y autoritaria ordenó – Ahora relájate y cuéntame, por qué reaccionaste así en el hospital.

– El se quiere llevar a mio padre, questa vez non, io non chiero – hablaba dormido, mientras una lagrimilla dibujaba su camino en el hermoso rostro del santo de la cuarta casa.

– Quién quiere llevarse a tu papá.

– Questa maledetto ser. Il vino por mi papá y ahora quiere llevarse al nostro tambien. ¡Vete! Io non ti chiero, ¡vete di qui!

– Tranquilo, él no está aquí, ya se fué. Cuéntame, que pasó con tu papá.

– Esta llorando, él esta llorando y abraza a mi mamma muy fuerte. Fabrizzio y Rafaelo están dormidos en el piso, la nonna también. Papá…papá…non llores io estoy qui….

Italia muchos años atrás

Nunca debiste volver Vito. Tú pediste que esto fuera así ¡Tú lo pediste! Ahora acompaña a mi querida hermana Marietta ¡al infierno!

El padre de Ángelo aún abrazaba a su esposa; con la mirada cansada, pero aún desafiante, distraía al verdugo para que su pequeño pueda escapar, mientras su cuerpo era perforado por numerosas balas que se proyectaban contra él. El pequeño corrió entonces tratando de ayudar a su padre, en tanto el verdugo sonreía al ver al fin a su última víctima.

Angelo. Ven con tuo tío. – sonreía aquel demonio, en tanto su arma apuntaba a la cabeza del infante.

¡No! ¡Non chiero!- retrocedía el pequeño acercándose cuidadosamente donde su padre, viéndolo agonizar.

Este es el fin. – termino el verdugo y se preparó a disparar contra su sobrino- Con Angelo morirá tutta la esperanza de questa familia – sonrío fuertemente al ver al único sobreviviente de una de las familias más poderosas de Italia, sin tener el mínimo de piedad con el pequeño, apretó del gatillo y tiró de el, en ese preciso momento sintió como una extraña energía emanaba del pequeño cubriendo su cuerpecito a modo de escudo y devolviendo todos los disparos contra él, cayendo al piso muerto.

El pequeño notablemente perturbado, con los ojitos muy abiertos estaba paralizado ante la escena que observaba, sin duda era demasiado para un niño de su edad, pronto cumpliría tres años y ya no tenía familia. Un ruido lo hizo salir de su perplejidad, observó entonces que su padre aún estaba vivo, una sonrisa se dibujo en su rostro, la esperanza de una familia renació y corrió hacia él.

¡Papá! ¡papá! Io estoy qui. Tutto está bien papa, usted estará bien, se lo prometo – le dijo cogiendo con su pequeña manita la antes fuerte y vivaz mano de su padre.

Angelo… mio figlio, sua suerte será distinta a la nostra – habló el hombre italiano sintiendo como las energías abandonaban su cuerpo, la imagen de su pequeño hijo quien le sujetaba con todas sus fuercitas lo animaban a aferrarse a la vida – mio Figlio, siempre recuerda que el poder es justicia y questo mondo es de los fuertes.

Ángelo levantó la mirada y vio a la criatura con la que siempre hablaba aparecer llevándose una a una las almas de los asesinos que junto con su familia habían fallecido, ellos gritaban desesperándose pero la muerte los absorbía perdiéndose en el portal abierto, fue entonces cuando llegó a la cabecera de su padre.

– ¡Non a mi papá!, ¡non mio padre !

– No temas, él no sufrirá – se escuchó hablar a la muerte

– Per favore non lo hagas – suplicó el pequeño tomando con más fuerza al ser que le dio la vida.

– Algún día lo comprenderás – respondió la muerte y desapareció del lugar dejando en completa soledad al pequeño Ángelo, comprendió entonces que quien tenga el poder podía hacer lo que quiera, pero sin embargo al final hasta el más poderoso de todos tendría que someterse ante la muerte. Nuevamente fue presa del temor, su pequeño corazón latía poniendo en evidencia el miedo que sentía, solo como estaba, rodeado por los cuerpos sin vida de sus familiares y asesinos y con las paredes teñidas de sangre corrió buscando la salida, abandonando lo que algún día fue su hogar.

El llanto silencioso de DM conmovió el corazón de Afrodita. Habían pasado tantos años desde aquel fatídico día, y ahora comprendía mejor la naturaleza de la conducta de su amigo. Sin duda la infancia del santo de cáncer no fue común y menos alegre. Lo abrazó de inmediato como si fuese su padre, en tanto hablaba:

Lo hiciste bien. Ahora comienza de nuevo. Olvida lo que te atormenta y sueña con un hermoso recuerdo – Afrodita se secó las lágrimas que brotaban aún sin quererlo y ordenó – Remplaza ese momento con un hermoso recuerdo y cuando despiertes cada que truene los dedos abrazaras a la primera persona que se encuentre a tu lado. ¡Ahora sueña! – tronó sus dedos dejando a DM sumido en un profundo sueño, pero aún aferrándose a su amigo. Fue difícil para el santo de Piscis alejarse del cangrejo, tenía sus tenazas muy bien puestas en él, por lo cual decidió dormirse al lado, velando así sus sueños.

– ¡Ángelo! ¡Ángelo! – Se escuchaba la dulce y sonriente voz de una mujer llamando al más pequeño de sus hijos – Ángelo figlio mio, Fabrizzio y Rafaelo te esperan con la nonna para dormir, presto mio bambino.

– No mamma, io non chiero dormir – respondía un pequeño de cabellos y ojos azules que no pasaba de los dos años de edad, siendo llevado de la mano por su madre hasta su cunita – io non chiero dormir mamma, tengo miedo.

– Mio bambino, mamma está qui. Te cantaré la canción que tanto te gusta hasta que cierres questos ojitos ¿Va bene?

– Va bene mamma – respondió el niño mientras casi vencido por el cansancio se frotaba los ojitos, se dispuso entonces a escuchar la canción de su madre, que reflejaba la soledad y tristeza por la lejanía del ser amado.

No era una canción de cuna, pero, para el pequeño era demasiado hermosa y calma, invitándolo a compartir con ella el mismo sentimiento por la falta de su padre.

“Yo conozco tu camino,

cada paso que darás,

tus angustias, tus vacíos

y las piedras que hallarás…”

La bellísima mujer castaña de ojos azules secaba las lágrimas que acostumbraban a brotar después de la última nota. Ella era descendiente de una de las más poderosas familias de Italia, al mismo tiempo se había desposado con otra familia poderosa que retornaba a su país natal después de haber vivido mucho tiempo en América; hecho que no pasó desapercibido por los enemigos de antaño, corriendo peligro el ahora cabeza de familia quien tuvo que abandonar su hogar para proteger su cresta familiar y única descendencia. Esta situación había obligado que tanto madre como hijos vivieran alejados de todo peligro, bajo severa protección y escondidos en el anonimato.

– Buonanotte mamma – dijo entre sueños el santo de cáncer, abrazando una almohada, tendido en la cama de su apacible y antes suntuoso templo, abandonándose en un largo y pesado sueño, su rostro se mostraba relajado y feliz. Horas más tarde, volvía escuchar que lo llamaban.

– ¡Angelo!, ¡Angelo! ¡Despierta ya! Camus y Milo te esperan con Shaka para ir a la universidad, ¡rápido!

– ¿Camus?, ¿Milo?… Y ¿Shaka? – repetía sin salir de su sueño – mamma quiero dormir, diles que no estoy – respondía dándose la vuelta y cubriéndose más con sus sábanas blancas.

– Despierta, recuerda que hoy te darán los resultados de tu tesis – la voz del santo de la última casa provocó una reacción rápida en Cáncer.

– Mamma ¡mia tesis! – saltó de un brinco bajándose de la cama y sacudiendo de los hombros al pececito celeste, había pasado tanto tiempo para terminar y aceptarse la “benedetta tesis” que la alegría que lo embargaba era tan grande que sin perder el tiempo abrazó con fuerza y besó la mejilla de su amigo, no advirtiendo la presencia de Camus, Milo y Shaka que recién ingresaban al templo de cáncer y mostraban su sorpresa ante la escena.

– ¿Mamma? – repitió Afrodita tocándose con la mano la mejilla recién humedecida por los labios de su amigo, ruborizándose.

– Tan temprano y ya comenzaron a demostrar su afecto – reía el santo de escorpio al ver la reacción que provocó en el santo de piscis.

Sin prestar importancia y haciendo honor de un caballero dorado, DM se cambio a la velocidad de la luz, con el cabello aún húmedo salió a toda prisa para su ex facultad.

Universidad de Hertfordshire, Hatfield – Inglaterra (3: 30 p.m, momento que los buenos alumnos se dirigen a sus trabajos de medio tiempo y otros lo emplean para visitar la biblioteca).

Y precisamente el carnero lila más amado de la universidad yace en una banquita en el parque, frente a la biblioteca, disfrutando de una apacible tarde, al fin solo, desde el primer día que piso el suelo universitario, tan solo en compañía del sol y la refrescante brisa propia del lugar. Perdiendo la mirada en aquel gran reloj que le traía recuerdos de su amado hogar.

Su vida había cambiado considerablemente, ahora estaba verdaderamente solo, extrañaba las ocurrencias de sus amigos, las confidencias de Shaka y su voluntad por solucionar sus dudas, el cariño y consejos de su padre Shión.

– ¿Tu eres al que llaman Mu de Aries? – se escuchó la voz gruesa de un alto y muy bien esculpido estudiante que miraba con cara de pocos amigos.

– Yo soy la persona que buscas. Que puedo hacer para ayudarte.

– ¡Ey muchachos! ¡Encontré al sujeto por el que nuestras novias nos dejaron! – Se escuchó de otro joven y de pronto toda la población estudiantil masculina se hallaba presente formando un círculo alrededor del santo de Aries, quien con mucha serenidad los observaba sin decir palabra alguna, hasta que uno de ellos rompió el silencio y dijo:

– Todos nosotros te buscamos por una razón. Queremos que dejes en paz a nuestras novias. Te exigimos que las dejes porque las necesitamos – terminó de decir con un tono nada amable, mientras tanto Mu cerraba los ojos y volvía la espalda de manera elegante, negando con la cabeza.

– Siento no poder ayudarlos caballeros, pero eso escapa de mis manos – respondió Mu causando asombro a los espectadores, quien incómodos comenzaron a reaccionar, escuchándose pronto muchas quejas: “¡Como te atreves gusano!, ¡No es posible, no puedes negarte!, ¡Que demonios te ocurre amigo!, ¡Y por qué diantres no puedes ayudarnos!

– Lo siento, pero nuestra amistad no puede terminar por una petición suya – respondió Mu conservando la calma elegante que lo caracteriza – He dedicado parte de mi tiempo en comprenderlas, ayudarlas y escucharlas, es por eso que ellas se sienten queridas. Sin embargo, nada puedo hacer por ustedes. Los sentimientos que tenían están muriendo, debido a su desconfianza todo está terminando.

– ¿Nuestra desconfianza? – preguntó otro de los tantos novios enfurecidos.

– Así es. La desconfianza los está cegando y nos les permite ver que ellas son realmente susceptibles a todos los cambios que ustedes demuestran; la falta de afecto, la frialdad y los celos logran alejarlas y las lastiman más, es por ello que decidieron terminar con ustedes. Ni siquiera yo podría ayudarlos aconsejándolas.

– Espera…tenemos problemas con nuestras novias y todo por tu culpa. Ahora necesitamos tu ayuda – reclamó otro joven.

– No puedo hacer nada – fue la respuesta seca del santo de aries.

– Espera un momento. Te lo rogamos, eres la única persona en el mundo capaz de hacerles comprender que es lo que realmente queremos. Ayúdanos. – terminó de decir alguno que entró en razón o realmente estaba desesperado.

– Existe un medio para lograr que su relación sea exitosa. – respondió Mu manteniéndose aún con los ojos cerrados.

– Haremos lo que sea – se escuchó de todos al unísono, en tanto Mu abría los ojos discretamente y mirándolos de reojo les dijo:

 

– ¿Renunciarán a su orgullo? – para volver a su postura inquebrantable cerrando nuevamente los ojos.

– Eso es fácil – se escuchó de alguno

– Podemos hacerlo- dijo otro

– ¿Solo necesitábamos hacer eso? – preguntaba un tercero siendo cortado por Mu.

– Sin embargo, el renunciar a su orgullo implica un cambio de vida. Deberán renunciar a ver el futbol por las noches, renunciar a las salidas nocturnas, a perder la mirada y el tiempo con alguna otra fémina y por sobre todas las cosas, deberán aprender a escuchar los problemas, quejas y lamentos de sus novias, especialmente los días más críticos, deberán recordar las fechas especiales y tener un mínimo detalle con ellas todos los días, además de admitir ser estúpidos cuando ellas así lo crean.

– ¿Te estas burlando de nosotros? Sabemos muy bien que tu no haces esas cosas, sin embargo ellas te adoran y la única razón es por que las llenas de absurdos en nuestra contra.

– Es cierto. Las quieres a todas para tí. Pervertido depravado; a mi novia antes no le interesaba comprar lencería fina, pero desde que te mudaste compra sus ropas cada 4 días.

– ¿Te refieres a Deborah? – preguntó el corderito lila

– ¡Eyyy Deborah es mi novia! Mi Deborah no hace esas cosas. ¡Ella no!

– Ella me visita…cada 4 días.

– ¡No es Deborah, estúpido! Mi novia se llama Samantha.

– ¿Samantha?…Ah claro Samantha, fué muy amable conmigo, eres muy afortunado, tienes una novia bella y encantadora. Ayer me regaló unos chocolates finísimos, se me olvidó agradecerle el detalle.

– Se los compré ayer por nuestro aniversario. ¡Los recibió y luego me terminó!- se oyó la voz del desconcertado novio.

– Mi hermosa Ana Paula, desde que llegaste no sale conmigo. Siempre está ocupada, nunca tiene tiempo para mí. – Reclamó otro estudiante, saliendo de entre la multitud.

– No. No puede ser. Estas completamente equivocado. Ayer pasó todo el día conmigo. Me dijo que estaba de vacaciones, me ayudo con las tareas, me preparó la comida, atendió en el cafetín donde trabajo, limpió mi cuarto…– El santo de Aries intentaba continuar, cuando con sarcasmo, se escuchó a otro de los muchos que por ahí lo rodeaban.

– Claro, solo faltaba que te pase la esponja de baño por el cuerpo,¿no es así?

– No, te equivocas. Fue la señorita Abril quien me ayudo con esa labor. – culmino Aries para abrir los ojos luego de tan larga conversación, grande fue su sorpresa al darse cuenta de que todos los novios se encontraban realmente enfurecidos, remangándose y uno que otro sacando conejitos de su cuello con movimientos bruscos, lentamente se acercaron y lo último que se escucho fue un grito de guerra

– ¡A él!

Ciudad de Rodorio, casa de la madre de Aioria, una cena más en la semana. 8:00 p.m. (Reunión de caballeros dorados. Silencio incómodo y sepulcral. Motivo: Shión).

– Lo menos que podemos hacer por su ilustrísima, es asegurarnos que nada vendrá a interrumpir su reposo y tranquilidad.- El mago de los hielos inició la conversación, rompiendo el silencio tenso que reinaba en el comedor, por la preocupación del día venidero.

– Mañana darán de alta a su ilustrísima.- continuó Milo, causando evidente preocupación en todos sus compañeros, quienes inmediatamente dejaron de comer, algunos se vieron forzados a tomar sus bebidas y otros simplemente miraban su cena sin siquiera tener la voluntad de probarla.

– Aldebarán, ¿cuanto nos falta para cubrir la deuda? – preguntó Dohko al observar la preocupación de sus compañeros, tratando de buscar una solución. Sabía que esa “pequeña deuda” era el dolor de cabeza más grande de Shión.

– Déjenme decirles algo, apenas captamos el 10% del total, ustedes lo lograron gracias a su esfuerzo diario. Pero, todavía nos falta por cubrir el 90% de la deuda, sin contar los gastos de hospital, cirugías, medicinas y… psicólogo – contestó Aldebarán de tauro quien era el contable del santuario.

– ¿Un psicólogo? Un momento…. ¿Que nadie aquí estudio psicología? – se preguntó en voz alta Kanon

– Sí. Afrodita es psicólogo. Pero decidió trabajar de secretaria. – respondió aburrido DM.

– ¡Qué! – exclamaron todos volteando la mirada al santo pez, quien en una esquina pasaba hasta ese momento por desapercibido.

– Es una larga historia- Afrodita pasó ronda con la mirada a todos sus compañeros, quienes lo observaban de manera particular – Ya saben, todo es por papá.- Respondió el santo pez tomando un poco de aire para profundizar un suspiro, dando a entender que fue un gran sacrificio hecho para su padre.

– Además, para que queremos un psicólogo. – refunfuñó Aioria cruzando los brazos y ganándose la mirada de desaprobación de Afrodita.

– Nuestro padre hizo un excelente trabajo con Seiya. No veo por qué necesitemos de uno – añadió el Gemelo mayor.

Tragando grueso Aldebarán tomo un trozo de carne y respondió sin quitarle la vista a los recibos, facturas y pagarés.

– No lo tomen a la ligera santos dorados, el que lo necesita es Death Mask.

– ¿Qué?… ¿yo? – se sorprendía DM apuntándose con el clásico dedito del Sekishiki. – No sé de que psicólogo hablas, nunca visité a ningún psicólogo, yo…nunca necesité un psicólogo – afirmaba cruzando de brazos y cerrando los ojos con pose de orgullo.

– Ejemmm. – se escuchó de Afrodita. – siento decirte esto Death, pero… yo soy tu psicólogo.

-¡Qué! – respondió DM, apuntando esta vez al santo de las rosas, quien nuevamente emitió un sonoro suspiro de resignación diciendo:

– Todo sea por papá…

– ¿Y nos estas cobrando por…tus servicios? – preguntó con malicia el santo de escorpio, quien solo necesitaba un pretexto para clavarle el Antares al pez, desde la vez que lo encontró en la casa de “SU CAMUS”. Todos los santos dorados de cuenta nueva fijaron la mirada en el pez celeste pidiendo una clara explicación por el cobro de sus servicios.

– ¿Por qué me miran así? – respondió Afrodita ante la mirada incriminatoria de todos. – Su ilustrísima insistió en pagarme y… Cómo podía negarme, si tenemos que cuidar su corazón. No quise causarle un disgusto, así que me vi obligado a aceptar – Una aureolita blanca aparecía sobre los cabellos del santo de piscis, mientras explicaba el controversial caso y ante la mirada acusadora de todos los presentes no le quedó de otra que sacar un pequeño sobrecito del que salió un exquisito cheque. – Claro que yo nunca pensé cobrarlo – aún las miradas lo acusaban, la cólera por parte de sus hermanos era aún obvia y muy evidente, sin embargo el pececito continuó – Ok. Acabo de cobrar mi primera paga. Miren, no es mucho, pero ayudará en algo.- Estiro así otro sobrecito que contenía 4 veces la cantidad del anterior.

Shión insistió en pagar los servicios del pececito, porque sabía que necesitaba mayor cuidado de entre los 88 caballeros. No solo pretendía darle bienestar físico, sino también emocional y al mismo tiempo tratar con un profesional los traumas de la niñez de Death Mask.

– Ejemmm… – se escuchó de DM, quien superando el reciente descubrimiento continuó – Necesitamos recortar los gastos y aumentar los ingresos del santuario. Esto se logrará solo si todos ponemos de nuestra parte – dijo mirando a todos sus compañeros que por sus gestos parecían no creer que iba a ser algo fácil de lograr. Aún así continuó – A este ritmo y si mis proyecciones son correctas llegaremos a cubrir la deuda en unos cinco años.

Muy pronto se escucharon murmullos de todos los dorados, quienes manifestaban su creciente preocupación. Cinco años era demasiado tiempo y los embargadores no demorarían en llegar para terminar de arrebatarles todo, absolutamente todo. Al ver la reacción de sus hermanos DM, nuevamente habló:

– Cierren la boca y escuchen. Toda crisis siempre desarrolla nuevas capacidades. Como en el caso de Camus Acurio, digo, de Acuario, que se desempeña como un gran Gourmet en el mejor restaurant de toda Grecia y al mismo tiempo se realiza como artista plástico tallando esculturas en los hielos eternos, sacando provecho de sus horas de descanso.¡Ahora entiendan de una buena vez, que no volveré a repetirlo!: “Nuestros ingresos se elevarán solo si nosotros así lo queremos”.

– Es cierto, es cierto. Gracias a la exportación de mis rosas sin veneno, gocé de muy buenas ganancias – nuevamente todos volvían a mirar al santo de piscis pensando en las mil y un maneras de torturarlo.

– Y ahora qué – dijo Afrodita mientras se afanaba en sacar brillo a sus uñas – eso era antes – pero incluso esquivando la mirada podía sentir la recriminación de sus hermanos dorados – Se me olvido entregar mi sobre de viáticos. Tampoco pensaba gastarlo. – respondió con aburrimiento, soplando los flequillos celestes que caían de manera graciosa sobre su hermoso rostro. Al ver esta escena y al querer librar a su amigo de quedarse sin un solo euro, DM continuó hablando:

– Si cada uno contribuye con el 80% de su sueldo, al nivel tal y como lo hace Camus, estaríamos cubriendo la deuda en los siguientes 3 meses – DM dió la noticia sacándose las gafas que llevaba puesto.

– Yeaaaaaaaaaaaaaa – Todos saltaron de felicidad.

– Pero no olvidemos un pequeño detalle… En el santuario la mayor población oscila entre los nueve y quince años, aún son estudiantes y no pueden brindarnos ingresos – comentó el cangrejo.

– Joder, eso es cierto. Hacer trabajar a un crio va contra las leyes- acotó Shura de Capricornio (Di no a la explotación infantil y a la trata de personas) – ¡Vamos tío!, ¿no hay otra manera de arreglarlo?

– Sí amico, hay una solución para questo problema – comenzaba a ponerse nervioso – Questo significa que siendo los caballeros dorados, los hermanos mayores, de ahora en adelante debemos trabajar a la velocidad de la luz para alcanzar la meta – Concluyó.

Todos los dorados se quedaron mudos ante semejante descripción, sin embargo era la única salida, y entre todos aceptaron el desafío con mucho gusto, aunque eso implique sacrificar su tiempo libre y las horas de sueño. Eran los mayores y ahora actuarían como tales.

– Mañana su ilustrísima será dado de alta. – recordó Shaka – Como lo saben, debemos alejarlo de toda preocupación –y nuevamente el silencio se apoderó del lugar creando un ambiente tenso.

– ¡Ya sé! Debemos enviarlo con Mu. Es la única manera de mantenerlo lejos y al mismo tiempo fuera de los problemas del santuario – dió solución el santo de escorpio.

– Entiende Milo, tu plan no resultará si no lo convenceremos con una buena excusa – interrumpió Camus.

De pronto la amazona de la Cobra ingresa de manera estrepitosa al lugar de reunión.

– Maestro Dohko, acaba de llegar un fax urgente desde Inglaterra – manifestó la cobra.

– ¿Desde Inglaterra? Deben ser noticias de Mu – el santo de libra se acercó tomando el papel que la cobra tenía en manos, para leerlo de inmediato, mientras que el santo de virgo no despegaba la mirada de aquella mujer, porque de un tiempo acá la consideraba así , y ya no una amazona ruda, renegona, impulsiva, digna de ser parte del mundo de las bestias o del asura. Ahora la consideraba una bellísima mujer, inteligente e interesante, carismática, capaz de vencer cualquier reto que se proponga, con una chispa de ocurrencia, sin dejar de ser una líder nata y orgullosa.

– ¡No puede ser! – exclamó Dohko preocupado, aún sosteniendo el fax entre sus dedos.

– ¿Que ocurre maestro? – preguntó con curiosidad Camus.

– Mu está internado en el hospital – respondió el santo de libra, releyendo el mensaje – Sufrió algún accidente, pero no mencionan que le sucedió. Piden que su tutor vaya por él – terminó de decir y los murmullos se hicieron presentes.

– ¡Shaka! ¡Shaka! ¿Acabas de escuchar lo que dijo? – sacudía Aioria al santo de virgo – ¡Shaka contesta! Debes ser fuerte, suceda lo que suceda – Aioria lo sacudía y borraba poco a poco la sonrisa y la mirada perdida que mostraba el Hindú.

– Sí Aioria, mañana pasaré por tu templo… – contestaba sin prestarle importancia, mientras la amazona cerraba la puerta y se retiraba de la casa.

– Mañana… ¿pasarás mañana por mi templo? – preguntó confundido el santo de leo, llamando la atención del rubio, quién apenas observó a Shaina salir de la casa volvió en si.

– Aioria, ¿para que quieres que pase mañana por tu templo? – respondió Shaka con curiosidad sin siquiera recordar lo que antes había dicho.

– Shaka… acaso tu…y… – sonrió el león para si y no insistió más – olvídalo.

– La excusa perfecta. Ahora es inevitable que su ilustrísima viaje a Inglaterra, pero…no podemos enviarlo ocultando lo del accidente de Mu – habló Kanon de Géminis.

– ¡Accidente de Mu! ¡Que le sucedió a Mu! – Exclamó Shaka y sin dejar que le respondan continuo – Debo viajar.

– No Shaka. Ahora no puedes ir. – ordenó Dohko

– Pero…Maestro.

– A quien llaman es a su ilustrísima Shión. Y recuerda que también debes trabajar – respondió el santo de libra tratando de mantener la calma entre los presentes, pero no resultó con el “dulce cangrejo”.

– ¡Caspita! Io estoy cansado de tuttos questos problemas – Habló DM, con acento italiano como cada vez que se ponía nervioso – ¡Per il amore de Athena!, non me digan che… quela estrela fugaz era para el borrego Mu – decía el santo de cáncer perturbándose al recordar la estrella fugaz que pasó justo cuando Shión sufrió el infarto. Ya estaba cansado de todo lo que él y sus compañeros habían vivido. Nunca se advirtió en las estrellas que perderían todo, la quiebra de la fundación, la muerte de Athena y para colmo las últimas desgracias que ocurrieron dejando casi al borde de la muerte a su padre y amigos. DM no quería continuar viviendo así y con notoria molestia, cólera y determinación en los ojos, levantó su puño en señal de promesa – Aunque io non sea Pope… A nostra diosa Athena pongo por testigo… A ella pongo por testigo que aprenderé a leer questas estrelas maledettas. Nostra vita será distinta. No lograran aplastarnos, viviremos por encima de tutto questo, y cuando haya terminado nunca volveré a saber lo que es hambre. NO, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que ser honesto, no estafar y dejar de ser asesino. ¡A Athena pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!

– Calma DM, todo va a mejorar – Dohko se levantó de su asiento, pasando revista a cada uno de los dorados – Ahora escúchenme caballeros, alguien debe dar esta noticia a su ilustrísima. ¿Hay algún voluntario? – nadie levantaba la mano – Aquel valiente voluntario que lo haga saber – todos arrastraron sus sillas atrás dejando al pobre y desamparado Saga muy adelante.

– Muy bien Saga. Tú y… Afrodita me acompañaran mañana para darle la noticia a Shión – No hay más puntos que discutir. Ahora vayamos a descansar – con esto culminó la reunión el santo de libra.

Hospital de Atenas 10:30 a.m

– ¡Qué, Mu esta qué! – Se escuchó un grito y a la vez dos santos salían asustados de la habitación del patriarca del santuario.

– Calma, calma Shión. Recuerda que aún estas recuperándote – el santo de libra trataba de apaciguar a su amigo de toda la vida, quien de un salto se puso en pie y comenzó a arreglar su maleta, en tanto algunos improperios salían de su impecable vocabulario (¿y quien no dice palabrotas de molesto?).

En la sala de espera Saga y Afrodita discutían algunos detalles que no salieron según lo planeado.

– ¡Debías decirlo con sutileza! – reprochaba Saga.

– ¡Eso hice! – respondía Afrodita.

– ¿A sí…?

– Claro…. Recuerda.

15 minutos antes:

– Muy buenos días Ilustrísima – Saludaron los tres santos de Athena al entrar a la habitación del patriarca.

– Buenos días muchachos. Me imagino que ustedes son los desafortunados en llevar consigo a este viejo que solo les causa problemas – respondió Shión alegremente, sosteniendo entre manos una hermosa estola roja que curiosamente apareció de la nada.

– Esa estola…acaso es de… – se sorprendió Dohko al ver la estola roja que sostenía su amigo entre manos, no podía equivocarse, sabía en breve que pertenecía a la amazona de la grulla.

– Esta estola debe ser de Mu, cuando niño – dijo Shión acariciando la estola con el rostro.

– ¿Acaso no es una estola matrimonial? – preguntó el santo de libra.

– Así es. Sin embargo, no recuerdo si pertenecía a su madre, en todo caso la usará el día que Mu contraiga matrimonio.

– Pero acaso no recuerdas…Shión, ¿que dices? ¿No es esa la estola de Yuzuriha? – recordaba Dohko su pasado cayendo en cuenta nueva que su amigo amaba a esa amazona.

– ¿Yuzuriha? No, estas equivocado. La madre de Mu no se llamaba así. Puede que tenga más de 200 años pero la memoria no puede fallarme, aunque ya sea un viejo.- respondía Shion tratando de recordar donde escucho el nombre de Yuzuriha por primera vez.

– Como lo puede ver usted luce mucho más joven que yo – intervino Saga, ayudando a incorporar al patriarca.

– Debiste pedirle a Athena que te reviviera con 10 años menos – respondió el Pope con picardía.

– Entonces maestro, tendrá que cuidar sus palabras, porque ahora sabe que soy mayor – respondía su querido pupilo también sonriendo, pero pronto la sonrisa desapareció para dar paso a la seriedad – Su ilustrísima, debemos hablar – el rostro de Saga se torno aún más serio, dando paso a un nervioso Afrodita quien no sabía muy bien como soltar la noticia del accidente de Mu.

– ¿Su ilustrísima, recuerda cuando apenas era un aprendiz de caballero? – preguntó Afrodita sin dejar de ponerse nervioso.

– Claro que sí, yo era un dolor de cabeza para mi maestro Hakurei. – respondía el Pope con la mirada distante, recordando las hazañas de su juventud. Y Afrodita, continúo.

– Recuerda cuando su maestro, como todo buen maestro le decía que no haga algunas cosas, sin embargo, le entraba ese bichito de la curiosidad o desobediencia, tal vez autosuficiencia?

– ¿Que hiciste ahora Afrodita?- respondió Shión, con voz calma y dulce. – Vamos, puedes confiar en mí. Sabes que te comprenderé.

– No maestro, usted no entiende, no soy yo – respondió Afrodita, inmediatamente la mirada del patriarca se fijó en el caballero de géminis.

– Saga, creía que eras un muchacho maduro y consiente de tus actos. Nunca imagine que enviaras a Afrodita para que interceda por ti.

– Tampoco es Saga maestro.- respondió Afrodita. – En todo caso, no sabemos si es un acto de desobediencia o simple casualidad.

– Afrodita. Dime de una vez que es lo que sucede. – ordenó esta vez el patriarca.

– Bueno maestro, lo que pasa es… – el santo de piscis enmudeció y pensó para si “Será mejor que sea directo” – Mu fue internado en el hospital y al parecer su estado es muy grave porque lo necesitan en Inglaterra con urgencia – una sonrisa mal dibujada salía del hermoso santo que trataba de disimular su nerviosismo.

Universidad de Atenas 10:30 A.m.

Los pasillos llenos de la universidad muestran la energía de los alumnos por el cambio de hora. Entre toda esa cantidad de gente dos cabecitas que se mueven al son de las otras buscan a una persona en especial.

– ¿Lo puedes ver?

– Aún no

– ¿Aioria, Shura? ¿Que hacen aquí? – preguntó el excelentísimo profesor de filosofía Shaka de Virgo, quien se presentó detrás de los santos de leo y capricornio, haciendo que ambos volteen inmediatamente.

– ¿Acaso no pueden un par de ex graduados dar un paseo por su Alma Mater?- se excuso Shura.

– No ocupes la mente con necedades y no malgastes el tiempo en cosas vanas.

– ¿No es Shaina la que viene caminando por ahí, Shaka? – pregunto Aioria cambiando radicalmente el tema de conversación.

– Imposible, ahora va a sus clases de ciencias Físicas. Ella es casi, como las estrellas; sigue su camino fijo, ningún viento la alcanza, pues lleva en su interior su ley y su meta.

– Necesitaba hablar con ella ¿sabes de casualidad que hará Shaina a las 12:00? – preguntó Shura – El santo de virgo levanto una ceja algo confundido, ¿que tenían en común estos santos con la amazona de la cobra?, mientras se interrogaba a si mismo respondía a la duda de sus amigos.

– Tiene un pequeño receso de 20 minutos, tiempo que aprovecha para ir a la cafetería. Luego pasara a devolver los libros prestados a la biblioteca antes de las 12:30, para ingresar como una de las primeras alumnas a clases que lleva conmigo por supuesto.

– Si por supuesto….. y en que lugar de la cafetería la encuentro? – preguntó Aioria, en tanto la mirada de Shaka cambio tornándose algo molesta.

– ¿Y para que la buscan? – pregunto al fin.

– No me mires así, la necesito con urgencia, quiero… quiero…- Aioria ordenaba sus pensamientos en tanto Shaka perdía la paciencia.

– ¿Si?

– ¡Disculparme!, eso es. Disculparme por la vez que la deje inconsciente mientras protegía con su cuerpo a Seiya.

– ¿Qué dijiste? – El santo de Virgo, calmo y ecuánime, tenía en esos momentos una lluvia de ideas, malvadas y pecaminosas de las posibles escenas que su amigo el león nunca le contó. – Shaina y Seiya alguna vez….

– Bueno también me quería disculpar por aquella vez que impedí que fuera ayudar a Seiya. Debí disculparme por la muerte de Casios, ella se puso muy mal y tuve que abrazarla tratando de darle el pésame y hacerle saber que no fue mi intención… ella se auto culpó por la fatalidad, puesto que amaba a Seiya. Aún recuerdo sus palabras “Perdóname, perdóname Casios, es porque amo a Seiya que moriste”. Debe odiarme, por la muerte de su pupilo, por eso yo…yo debo pedirle perdón.

Haciendo uso de toda su paciencia y aprovechando al máximo las enseñanzas de Buda, el santo de virgo con toda la benevolencia del mundo, luchando por no aflorar los celos que aún no lograba reconocer, respondió:

– Sabes Aioria, es bueno que vayas a pedir disculpas. Si lo haces con sinceridad ella te perdonara. De eso estoy seguro. – Shaka no sabia el por qué este párrafo narrado por su viejo amigo le causaba tal angustia – Ahora, debo preparar el material de mi clase. Disculpen amigos.

– No te preocupes Shaka. Pero aún no nos dijiste en que cafetería la podemos encontrar.

– Ella ingresa a la cafetería de mi facultad. Deben dirigirse a la entrada cuatro, segundo piso cafetería 2, mesa tercera contando de la derecha al lado de la ventana.

Diciendo esto el santo de virgo se retiró abriéndose paso entre los estudiantes para ingresar a la sala de maestros, sentándose cerró los ojos y dio un sonoro suspiro.

– Te sientes bien Shaka – se escuchó una voz por demás familiar.

– ¿También buscas a Shaina? – respondió el santo de virgo en tono sarcástico al caballero de los hielos.

– Es cierto, ella también estudia aquí. La buscaré luego – respondió Kamus de acuario a Shaka quien se mostraba molesto, algo muy inusual en él, haciendo caso omiso continuó – A partir de hoy también seré un profesor en está universidad.

– Ya veo, y en qué facultad trabajas – preguntó el más cercano a Dios.

– Trabajo en la facultad de legua francesa, por la segunda entrada.

En la entrada cuatro de la Universidad de Atenas, los santos de leo y capricornio lejos de buscar a Shaina se encontraban frente a un cajero automático.

 

– Te dije que ama a Shaina. Ahora cumple tu palabra y págame la apuesta – reía Aioria como un diablillo.

– Quién pensaría que el hombre más cercano a Dios también se enamoraría – respondió Shura resignado extendiendo su mano con un billete para nada insignificante – solo puedo decir que valió la pena verlo. Pero Aioria, ¿acaso no piensas ayudar a Shaka en esta fase?

– Desde luego, tengo unos planes muy bonitos para ellos dos – un brillo especial en los ojos de Aioria presagiaba lo que sucedería – pero para ello necesitaré de tu ayuda.

– Encantado, pero con los problemas del santuario no puedo disponer de mucho tiempo – dijo Shura recordando la cuantiosa suma de dinero que debían y los numerosos juicios que afrontaban haciendo que un sentimiento de angustia lo embargara – verdaderamente daría lo que fuera por ganar todos esos juicios – al instante se escuchó una voz muy gruesa hablando al santo de capricornio y haciéndole ver la gloria al alcanzar todos sus objetivos.

– Yo solucionaré todos tus problemas, tendrás los juicios ganados, montañas de dinero, fama, mucho éxito, el amor de quien quieras, jamás volverás a ver a tus hermanos sufrir por algo y solo tu voluntad será cumplida. Pero a cambio te pediré solo una cosa…

Continuará…

7.- Capítulo VII – Padre, Maestro y Amigo

 

NOTAS DEL AUTOR:

Disculpen la extensión, no me medí… y es que los deje esperando tanto que el sentimiento de culpa me orillo a esto jijijiji

* Quiero agradecer a todos los lectores que me acompañan con esta historia, gracias por sus comentarios, puesto que me impulsan a continuar y me hacen muy feliz. Gracias, lo quiero a todos.

* La canción “Por amor” pertenece a Andrea Bocelli, particularmente me trae recuerdos muy lindos de la mia mamma, que desde hace 11 años me acompaña desde el cielo (en la versión italiana de Zizi Possi aún puedo escuchar su voz). A propósito de esto muy pronto pondremos al descubierto el pasado oscuro de DM.

* La universidad de Mu existe en la vida real, es realmente hermosa, moderna y con un bello paisaje, por lo que pude ver todos los estudiantes la pasan muy bien. Realmente siento mucho lo que le paso a Mu, espero que no se encuentre muy grave.

* La universidad de Atenas también existe, y la entrada a la facultad de filosofía es realmente la cuatro, digo, para que cuando visiten Atenas puedan ver donde estudiaron y enseñaron nuestros hermosos santos dorados.

 

3 comentarios to “Capitulo VI – Entre Amores y Venganzas(Fic. Todos por Papá)”

  1. janniceg junio 7, 2010 a 4:14 pm #

    JAJAJAJAJAJAJAJAJa.
    Mimosa te mandaste otro fic en tu review. estudia comadre, primero se estudia, luego lees todo lo que se te venga en gana. Valkirya te escribira cuantas veces lo desees , pero ¡estudia! y termina de una buena vez esas tareas.

    Siempre es un gusto leerte, ademas, te digo que es la primera vez en mi vida que alguien, (buena y muy confiable bloguera) me llama “Pinche”. ¡Pinche Vida!, pero como dices, para eso estan los amigos.

    Nos vemos en el proximo capitulo y en tu blog cuando gustes.

  2. washmime junio 7, 2010 a 12:33 am #

    Y tengo sueñito y no me quiero dormir todavía =/ . Solo un capitulo más.
    De seguro me preguntas jannice
    -¿y que piensas de los fics?
    y yo respondo
    – Ay estuvo delicioso, está reputamente jodido tener que leerlos, me cuesta caro terminarlo, ¡¡pero rico!!. Jodida masoquista!! que resulte ser. Y todo por encontrar a Mu y al final resulta que lei más al padre. La vida es taaaaan injusta, en fin……….😛 Sí!! está de huevos, vi nada más los replays de Mu en el capitulo final pero ya me metí a ver todo el cuento jajajajajaja.

    Digo. La mamá de Death debe tener una voz preciosa, para dejar asi a su niño a los veintipicos de años.

    Buuuuuuu, nomás antojas,imaginarte a Mascara en prendas intimas =( “Le dicen a la Pijamas que la quiero mucho”. Hoy venia escuchando mis pensamientos por el capitulo y moría de risa🙂
    jajjajajajajaja pinche janni …. mira que tenia a su psicologo al lado suyo.

    Sí, sólo espero que el escritor nos siga hablando cuando sea famoso y millonario y nos invite unos mezcalitos :9 a los sufridos lectores. Segurito nos dira – Son ustedes la pura onda, pero ya mañaa me regreso, la próx que venga los voy a conocer y se larga de viaje a grecia al santuario con los dorados.

    Uy shakita de profesor, no me invita a la cafeteria.
    -deja a Shaina y…¿Me guardas un taquito? =) .
    – No, porque aún eres alumna de prepa.
    – Ps. por eso digo que me lo guardes.😛
    jajajajajaEstoy delirando fanaticas no me hagan caso.
    que chido es tragar carnitas doradas… DAMN!

    Hay actitudes que YO no puedo comprender. Snif! y gud nait. Si. Si ya me voy .La onda es sacar 6 ó 7 más de eso ya es vanidad jajajaja (a ver cuanto me pegan por pasarmela de lectora Es que con la pedìsima de ayer ps ya ni pude agarrar horario de acà, mejor me duermo al rato porque mañana madrugo y veremos si empizo a estudiar al fin.

    jajajajaj si tu blog janni es una bebedera del mal y luego que no me dicen 2 veces porque ya estoy con la copita en la mano iniciando el otro fic de Asgard que ya lo vi.

  3. ALMA mayo 28, 2010 a 2:47 pm #

    ESTAS HISTORIAS SON LO MAXIMO A MI ME GUSTAN MUCHO LOS ANIMES SOBRE TODO LOS CABALLEROS DEL ZODIACO PORFA CONTINUEN LA HISTORIA…………………………………………………………………….. CHAO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: