Capítulo IX – Entiéndeme – Todos por Papá


1.-  Capítulo I    – La despedida de Mu (El inicio de las  desgracias)

2.- Capítulo II   – Confesiones.

3.- Capítulo III  –  Y las Desgracias continúan

4.- Capítulo  IV  – Una Estrella Para Aries.

5.- Capítulo V     – El recuerdo más Preciado

6.- Capítulo VI   – Entre Amores y Venganzas

7.- Capítulo VII  – Padre Maestro y Amigo

8.- Capítulo VIII –  Respuesta al tiempo Cambio Y Fuera

9.- Capítulo IX     – Entiéndeme

10.- Capitulo X –  Un Incidente Inesperado

11.- Capítulo XI – Un Dios Para El Santuario 

Los personajes pertenecen a Masami Kurumada, yo solo juego con ellos para crear este tipo de fantasías.

Capítulo IX

Entiéndeme

saga kanon aioria aioros

Templo de Géminis

– ¡No!, ¡no! y ¡no!, de ninguna manera aceptaré tener como invitados a Julián y sus marinas – renegaba el león Aioria.

– Por órdenes de su santidad estamos obligados, a cuenta de lo mal que quedó Julián por el ataque de Aioros. Además no son sus marinas, recuerda que solo se trata de Titis, Sorrento y… el engendro del mal. – contestó Saga.

– ¿Engendro del mal? No es de caballeros hablar mal de los ausentes, hermanito. Debo comunicarte que ya arreglé con su ilustrísima para que compartas habitación con Sorrento. Yo me encargaré de Titis.

– ¿Sorrento? ¿El marina de sirena? Kanon, creo que no bastó el castigo que recibiste en Cabo Sunión. Debí darte una buena paliza cuando niño.

– No vine a discutir Saga. Ahora mismo todos están reunidos en el templo de Acuario; haremos una pequeña reunión previa a la llegada de nuestras visitas, será únicamente entre dorados, aprovechando la ausencia del patriarca.

– ¡Que sinsentido dices Kanon! Todos saben que es imposible, el antiguo maestro nunca nos dejaría hacerlo ¿no lo crees? – completo Aioria

– El Antiguo Maestro fue el de la idea, según dijo era un reconocimiento a los caballeros dorados por toda la responsabilidad que cargamos. Por eso se dio tiempo para llamar a cada uno de nuestros trabajos y pedir permiso por todo el día, menos con Shura, el debe atender los juicios.

– Quizás pueda invitar a Marin.

– Solo si quieres ser expulsado de la orden de los santos de Athena. Sabes que el ingreso de una amazona a un templo dorado es severamente castigado y va contra las leyes que Athena interpuso desde la época del mito. Esperaría ese tipo de conductas de alguien como… – la mirada de Saga estudio cada centímetro de la habitación hasta dar con el punto – …alguien como Kanon.

– Claro que sí, lo dices porque eres consciente que soy el más guapo y todas caen rendidas a mis pies. No necesito de trucos o estrategias para traerlas a mi templo. Las chicas me quieren, las compañeras de trabajo me adoran y soy el más popular. Acéptalo hermano, siempre obtengo lo que quiero. Pero dejemos de hablar de mi grandeza. Vamos, todos nos esperan.

Templo de Acuario – Cocina

– Esa carita triste tiene un nombre y creo adivinar de quien se trata – comentaba Afrodita al entrar sin invitación a la cocina del acuariano, mientras este último cortaba rodajas de fresa con un filudo y muy bien trabajado cuchillo, sin emitir palabra alguna – Camus, todos sabemos muy bien que Milo siempre se caracterizó por su sencillez y carisma. Una temporada viviendo en la opulencia no le vendrá mal.

– Eso dicen todos ¿Dime Afrodita, las fresas las quieres con crema chantilly? – el acuariano batía la exquisita crema con más fuerza.

– Ahora bien, si hablamos de dulces ¿te imaginas cuan dulce y atractiva puede ser la vida de la reencarnación de un dios en la tierra?

– ¿Eso es todo lo que quieres decirme?- respondió Camus con absoluta indiferencia – Milo aceptó con gusto la propuesta del cambio. Eso es todo ¿no crees?

– Nunca creí que reaccionarías así, no pareces ser lo suficientemente frío Camus, puedo percibir a kilómetros lo que sientes, aún más si se trata de despojarte de un amigo tan especial como Milo. Verdaderamente espero que se adapte rápido y no llore, no quiero ver más lágrimas, sobretodo al pensar que ya no caminará por las ruinas del coliseo como lo hacía siempre.

– Jamás en mi vida eh culpado a la gente que no puede adaptarse a su realidad y por esa causa a estallado en llanto. Afrodita, espero que no olvides que siempre seremos muy buenos amigos. Es evidente que nada cambiará con su nuevo estilo de vida. Ahora solo me queda decirle “hasta pronto”

El santo más sensible y susceptible de los 88 caballeros de Athena entendió a la perfección los sentimientos de Camus. La broma había ido demasiado lejos, sin querer tocó la hebra más sensible del acuariano. Para los ojos del santo de piscis el muro de hielo que usualmente su compañero construía para disimular su “debilidad” no resultaba efectivo; sin pensarlo dos veces, en un arranque sentimental sorprendió al santo de los hielos eternos abrazándolo por la espalda.

– Afrodita ¿Que crees que haces?

– No digas nada Camus, entiendo perfectamente lo que sientes

– Eh… Afrodita…

– Pero debes tener en cuenta que nunca estarás solo

– Afrodita…

-Yo también siento lo mismo, por eso…

– ¡Afrodita!

– ¡Lo sabía! – se escuchó un grito de enojo llamando la atención del santo de piscis quien rápidamente soltó al caballero de acuario – Por eso propusiste que reemplazara a Julián. Pero escucha bien lo que voy a decir Camus de Acuario esta vez puedes hacer lo que quieras, no suplicaré por tu amistad. ¿Has oído eso? ¡Me dirijo a ti caballero de acuario!

– Milo, es de mala educación escuchar conversaciones ajenas – replicó el más bello de los santos de Athena mientras que el enfurecido escorpión azotaba la puerta, caminando rápido por los pasillos del templo.

– ¡Oh no! No otra vez – se escuchó de Camus estampando una mano en la frente.

– Vaya relación. Este tipo de problemas nunca los tuve con Death

– ¡Miloooooooooooooooo espera! ¡No es lo que piensas! – Camus salió corriendo de la cocina para luego de dos segundos volver y entregar la batea en manos de Afrodita – sigue batiendo por cinco minutos, no olvides poner la crema en las copitas.

– Muy bien. Pero…¿Y las cerezas?

– Son fresas. Las pones una a una y las sigues decorando con las sombrillitas. Milooooooooooooooo ¡Puedo explicarlooooo!

golden saint saint seiya

– Ma que significa tutto ese escándalo – entraba Death también sin invitación a la sagrada cocina de Camus Acuario

– Milo salió corriendo y Camus detrás de él solo porque… – detuvo su explicación al caer en cuenta como fue visto por Milo el escorpión.

– Perché…

– Toma, bate la crema Death. Por qué estás hablando en italiano ¿Sucede algo?

– Io no soy ningún tonto Afrodita. Ché pasó qui.

– Milo enfureció porque accidentalmente abracé a Camus.

– ¿Accidentalmente? – dijo mientras miraba de los pies a la cabeza al santo de piscis – Sempre supe que eras raro, ma ahora está confermato.

– ¿Y no harás una escena de celos como Milo? ¿Acaso no te importo Death?

– Ma che cosas dices. Io no soy raro, soy un italiano muy varonil – replicaba mientras vertía suavemente la crema en las copitas – ¡Diavolo, ya manché mia camisa! Quella scena en tu oficina fue para zafarte de la jugadora esa. No te acostumbres y hagas ilusiones – sonreía al hablar al amigo de toda su infancia.

– Cuidado con lo que dices Death. Minerva no es una jugadora.

– Ma entonces… ¿qué es quella víbora?

El silencio se apoderó de la conversación, dejando al santo de piscis sumido en sus pensamientos ante la pregunta. ¿Qué era Minerva para él? ¿Es solo la gerente de una prestigiosa editorial? ¿Es simplemente una de las tantas mujeres hermosas en el mundo? o quizás significaba algo más.

– Afrodita, ti conozco bene y podría decir que tú…

– Camus ¿Ya está todo listo? Hombre, mira que solo podré echarte la mano por unos minutos – interrumpió el caballero más leal a la diosa Athena.

Afrodita se sacó el delantal entregándolo a Shura y sin palabra alguna salió de la cocina.

– Ma ché… ¿Ma ché dije ahora?

– Comprende Death, suelen comportarse así, especialmente en esos días.

– Basta con quello Shura, es mi mejor amico. ¡Afrodita espera! – salió de la habitación entregando un tazón con fresas en las manos del español – encárgate.

– Vale chaval, esto me recuerda a mis tiempos de cocinero en Santiago de Compostela.

– Shura ¿Que sucede?

– Aioros. Pues hombre, no lo sé, exactamente no lo sé. Analicemos, al parecer Afrodita quería entrarle a una tía, Death le dijo algo como “entre niñas no se puede” y a nuestra rosita se le fue la olla, salió corriendo y gritando al viento que odiaba a Death.

– ¿Estas seguro de eso?

– Vale, vale, quizás no gritaba, pero si las miradas hablarán…Ya sabes Aioros, a buen entendedor pocas palabras. Esas cosas suceden cuando no hay buena comunicación. Siempre dije que la base de todo es la comunicación y comprensión. Por ello, entendiendo tu reacción y a fin de dar solución a los futuros problemas que se avecinan, redacté este documento, en el cual Julián nos librará de todas las culpas. Hablé con él y se muestra de acuerdo, pero antes debes disculparte.

– ¿Eso dijo él?

– No, lo digo yo porque es lo correcto.

– No lo haré, tuve motivos para hacer lo que hice. De retractarme solo lograrás hacerme quedar en ridículo.

– Pedirás disculpas y firmarás ese documento.

– Que se disculpe él.

– No se trata de eso ¡no lo entiendes! Pedirás disculpas y no veo razón por la cual te niegues.

– Ahora entiendo. Quiere decir que tengo que hacerlo únicamente porque me exiges y porque siempre tienes la razón.

– No te estoy exigiendo, yo nunca dije que tengo la razón. Solo trato de comunicarme y comprenderte.

– Comunicarte claro, como aquella vez que fuiste todo oídos mientras escapaba con la infanta Athena.

– Dale Aioros, para qué echar más leña al fuego. Eso fue en el año de la pera. No faltaría más.

– Claro comprensión, como cuando creías que la niña que sostenía en brazos era mi hija. ¡Por Athena! si apenas tenía 13 años ¿en que estabas pensando?

– Hombre si a los 13 …¿Y a que viene todo eso? En mi opinión, cualquiera se despierta del lado opuesto de la cama luego de brindarle una paliza al emperador de los mares, ponernos en graves aprietos y hacernos merecedores de otro juicio. Pero claro, estás muy seguro, porque aquí estoy yo para salvar tu trasero.

– ¿Salvarme el trasero? Yo nunca pedí que salves mi trasero. No me entiendes, nunca lo hiciste.

– Joder chico, apenas eres un crío, te falta un mundo por vivir ¿que podrías entender de un adulto?

La mirada de Aioros reflejaba lo venenosas que resultaron las palabras del capricorniano, ¿acaso Shura no era consciente que por causa suya Aioros actualmente tenía 15 años? ¿Se olvidó que con toda la frialdad del mundo hace muchos años extendió su Excalibur para darle fin? con ira creciente y con todo el resentimiento acumulado en su corazón respondió:

– Tienes razón, soy un crío adolescente egoísta que no controla sus impulsos – se acercó y lentamente embadurnó el rostro de Shura con la exquisita crema, para luego propinarle un duro golpe en el estómago abandonando también la cocina.

– Espera Aioros – hablaba sin aliento, apenas extendiendo la mano, hincado de rodillas en el suelo – entiende me encuentro bajo presión. Vamos tío, por favor, son veintiún juicios, con el tuyo veintidós. Por mi cabrita dorada que no quise decir eso.

– ¿Shura? – preguntó el santo de libra quien se disponía a entrar a la cocina del aguador, quien precisamente llegaba por el lado opuesto – ¿Camus está todo list…?

El aguador muy enojado continuó su camino haciendo caso omiso y encerrándose en su habitación en el más hermético silencio. Al instante observó llegar al santo de cáncer.

– Death aún faltan muchas cosas para la fiest…

– Al diavolo con quella festa maledeta, io me voy.

– Tienes que estar presente ¡Son órdenes del patriarca! ¡Escucháste Death! ademas ¡cuántas veces debo decirte que no digas palabrotas! – gritaba Dohko mientras observaba bajar al furioso santo de cáncer por las escaleras – Y Shión decía: “no te preocupes Dohko todo será muy fácil” Que juventud tan alocada.

Universidad de Athenas – Cafetería

– Aioria ¿Que haces aquí?

– Shaina – inicio Aioria sentándose frente a la amazona, sin percatarse que era un obstáculo en el paisaje del santo de Virgo que en otra mesa se encontraba degustando un té. – ¿Qué sabes de Paolo y Marín?

– No mucho. Comentan que Paolo es todo un caballero, tienen gustos afines, es uno de los hombres más influyentes del mundo. Veamos por otro lado ambos tiene los ojos azules, cabellos rojos, son guapos y hacen una hermosa pareja. Siento mucho, no darte buena información, pero Marín siempre fue recatada en esos aspectos ¿Por qué lo preguntas?

– Hace más de una hora sucedieron muchas cosas luego de un pequeño incidente…

Flash Back

marin de aguila caballero de plata saint seiya

– ¡Marin, tienes unos ojos perfectos!- la amazona del águila lo miro guardando silencio- ¡Por Athena, Marin eres maravillosa! Debo decir que una de las razones por las que vine hoy es para discutir nuestro futuro.

– Bien Aioria, estoy dispuesta a discutirlo.

– Nos conocemos desde hace mucho, tenemos gustos afines, ambos crecimos con los mismos principios. – iniciaba el león guardián de la quinta casa con los nervios a flor de piel- Bueno…Nuestra vida ahora es diferente, es decir nuestra diosa espera que vivamos como toda persona normal y hallemos la felicidad, es por eso que…

– Athena espera mucho de nosotros – cortó la pelirroja.

– Exacto, por eso planeo un gran futuro con nosotros.

– Claro que te apoyo en eso. Lo sabes ¿cierto? Pero el punto es que si queremos salir de nuestra actual situación, necesitamos actuar con seriedad sin comportarnos como niños.

– Marin, estoy completamente de acuerdo.

– Por eso he pensado que nos llego la hora – al santo de leo se le iluminaron los ojos al comprender que Marin también había pensado en un futuro juntos, después de tanto tiempo de amor oculto sintió como sus sueños se hacían realidad, con el corazón a punto de estallar y con una sonrisa dibujada en los labios dejó que la amazona continuara – Aioria, guardián de la Quinta casa “Leo”…

– ¿Si Marin?

– No te debes equivocar. Creo que te conozco lo suficiente como para saber que ahora no soy lo que buscas. No quiero malos entendidos entre nosotros ¿De acuerdo? Prefiero aclarar las cosas antes de hacernos daño.

– ¡Qué! ¡Qué dices! – el rubio sintió como de pronto alguien apretaba fuertemente su corazón, dejándolo sumamente herido, su temperatura corporal descendió y sus ojos luchaban contra las molestas lágrimas que delatarían la ira, el resentimiento, la decepción que sentía, mientras observaba como cada uno de sus sueños y fantasías se desvanecían ante él.

– Lo he pensado y creo que es lo correcto – sentenció la amazona del águila.

– ¿Estas rechazándome? ¿Y sin tener el beneficio de la duda? Creí que aceptarías.

– ¿Aceptarte? Aioria, necesito un apoyo no una distracción. Me dedico a ayudar al santuario de otra manera, en cambio tu como santo dorado…

– ¿Me rechazas por ser dorado y todo lo que eso implica?

– No, eso no es cierto,

– Entonces ¿Porque mis responsabilidades son grandes?

– Tus responsabilidades son necesarias. Obedeces a Athena.

– Y cuando me dijiste que siempre me apoyarías ¿estabas mintiendo? Marin, creí que me correspondías.

– Te quiero, pero, a veces las cosas no resultan como uno lo desea. Aioria, no puedo iniciar una relación contigo. ¿Por qué no entiendes que estoy bajo presión? Por Athena entiende que el santuario atraviesa por una crisis, no tenemos tiempo para estas cosas. Aioria ¿estas llorando?

– No, como crees. Estas rosas me están dando alergia.

– Priscila, un anti alérgico por favor – presionó Marin el intercomunicador para ordenar a su secretaria. – Aioria no tengo otra opción, créeme nunca espere decir esto, pero repito, creo que es lo correcto.

– ¿Cómo puede ser correcto si no estamos juntos?

– Piensa en el futuro y en lo que el santuario exige de tí.

– Solo porque no trabajo en una oficina como esta y ganando un sueldo como el tuyo ¿soy basura?. Soy un caballero dorado Marín y creo que todos estarían de acuerdo en que es mejor que ser uno de esos asistontos de oficina.

– Nunca dije eso, ¿por qué malentiendes? Aioria estoy hablando en serio.

– Todos nos quieren ver juntos. Mi madre te dio su aprobación ¿sabes lo que eso significa? ¡No, claro que no sabes lo que significa! ¿crees que tu actual puesto se debe a tus capacidades?, Paolo me contó lo bien que se desempeña su noviesita en el trabajo. ¡Despierta Marin no son tus capacidades, es tu físico lo que le importa.

Fin de Flash Back

– Si se tratara de mi, no vivías para contarlo – respondió Shaina luego de escuchar de los propios labios de Aioria la discusión que lo dejó emocionalmente lastimado – Debiste esperar, cuando menos hasta que termine esta crisis. No entiendes lo que ella quiso decir.

– ¿Lo que quiso decir? ¿Significa que en realidad solo me pedía tiempo? – Shaina hizo un gesto de afirmación- ¿por qué simplemente no lo dijo?. ¿Por qué Marin no es como tu Shaina?.

– Hay cosas que debes de entender sin necesidad de escucharlas.

– Pero Shaina, aún tengo esperanzas, ella debe casarse con Kiki, y para celebrarse una boda, ella debe esperar a que kiki madure, en edad lemuriana, eso tomara tiempo.

– La ley de las amazonas solo se aplica en hombres, Kiki apenas es un niño.

– ¿Eso significa que no tiene ningún compromiso con él?, ella lo sabe y por eso sale con Paolo. Pero es ilógico que lo haga, apenas se conocen ¿No te parece absurdo Shaina? No tiene sentido, no tiene lógica.

– Así es. Sin embargo no olvides que es una mujer libre y puede decidir, puede continuar con Paolo o de lo contrario iniciar contigo. No es tan dificil como piensas. Se paciente – Aioria escuchó a la amazona de la cobra e hizo una pausa resumiendo la conversación, cuando cayo en cuenta que…

– Shaina eso significa que tienes dos opciones “amarlo o matarlo”.

– De que estás hablando. Lo de Seiya quedó en el pasado. Lo amé en su momento, todos fueron testigos.

– Pero Shaka, el te vio el rostro, ¿que piensas hacer con el?

– Con Shaka, no mucho. Yo…

– Entiendo, lo dices por que esta condenado a ser virgen.

Se dice que no existen las coincidencias, solo lo inevitable, tanto amazona como la reencarnación de Buda quien con disimulo prestaba mucha atención a la conversación soplaron accidentalmente sus bebidas, lanzándolas por toda su mesa y más allá, al escuchar la última revelación. En el caso de Shaina, el santo de leo resultó visiblemente afectado; para virgo no hubo víctimas, solo su inmaculado e impecablemente pantalón planchado, por lo cual y muy a su pesar optó por retirarse sin llamar la atención de los presentes. Shaina no podía hablar, ni siquiera se había planteado la opción de “amar o matar a Shaka” ¿en que pensaba Leo?

– ¿Entonces debo entender que escogiste eliminar a Shaka? Es una locura Shaina, debes tomar las cosas con calma – respondía Aioria limpiando su rostro con un pañuelo alcanzado por la propia amazona.

– De que estás hablando.

– Vamos, piensa antes de actuar. No puedes enfrentarte contra la reencarnación sagrada de oriente, porque es un delito. Por todos los cielos Shaina es Buda, ademas, Mu no lo tomaría a bien ¿Recuerdas lo que sucedió en la batalla contra Hades? No solo Aries, sino también Milo, los santos de bronce y yo nos enfrentamos contra nuestros compañeros tras su muerte.

– Aioria…

– Piensa bien, no es sabio intentar enfrentarse a Shaka. Terminarías sin sentidos antes de lo que piensas.

– Aioria, no quiero nada con Shaka, no tengo intenciones de pelear contra él, por si no recuerdas las amazonas también perdimos nuestras fuerzas porque Athena decidió que llevaríamos una vida normal. Y por último, en este momento estás viendo mi rostro y no estoy pidiendo que te cases conmigo.

– Espera Shaina…me casaré contigo

– ¿Que dices?

– No ahora. Pero sí a los 30 años aún no estamos casados, doy mi palabra de caballero de oro que me casaré contigo. Eres la única amazona que me comprende, ademas yo creo conocerte un poco más, incluso más que Seiya, piensa que si no resultó con él, con Shaka tienes menos opción.

– Creo que está conversación llegó a su fin. Adios.

– Espera, lo siento, no debí decirlo de esa forma. Escucha Shaina, eres hermosa, aunque a veces muy ruda y renegona, pero quien sabe esas cosas pueden gustarle también a Shaka. Aunque pensándolo bien el gusta más de alguien parecido a Mu. ¡Pero también eres aries!

– ¡Gracias a los dioses que Marín encontró alguien mejor!

– Eso fue un golpe bajo – susurró mientras perdía de vista la esbelta figura de la amazona.

Más tarde en el Templo de Acuario – 8:30 p.m

– Me dijiste que se trataba de una fiesta – comentaba Saga en voz baja a su gemelo al ver uno a uno los rostros de los santos dorados presentes.

Por un lado Camus se acercaba poco a poco al santo de escorpio, según él con disimulo, mientras Milo ignoraba olímpicamente al aguador. Afrodita en una esquina parecía volar en su propio mundo, en tanto Death tomaba cerveza en un mano a mano con Aioria; Aldebarán platicaba serénamente con Shaka y el santo de capricornio buscaba armonizar con Aioros.

– Vale Aioros, basta ya ¡Todo el día me has puesto el corazón en un puño! Creo que debemos hablar.

– Podemos hablar, pero me pregunto si tú puedes escuchar. Siempre crees tener la razón ¡Nunca me escuchas!

– Hombre, no me subestimes, estos cinco días escuché a todo el mundo. ¿Sabes? Este trabajo me está matando. Pero, no quiero discutir contigo ¿vale? Comuniquémonos. Seré muy comprensivo.

– De acuerdo. Comencemos antes del incidente de Athena. Cuando tenía 09 años… y mi gato Dédalo murió, nunca me diste el pésame, también recuerdo que arreglé varias veces tu templo y nunca me dijiste gracias… – de esa manera Aioros de sagitario inició la más grande e importante de las conversaciones con el santo de capricornio, al cual siempre consideró su mejor amigo a pesar de los malos entendidos del pasado. Sin embargo minutos después, el santo de capricornio caía rendido por el cansancio, sin lograr mantener los ojos abiertos y dando respuestas cortas.

– Sí, el gato…el gato

– ¡Shura! – el santo de capricornio saltó de su asiento afirmando su postura, mientras escuchaba a un enojado Aioros – Dime si oíste lo que dije. ¿Haber repitelo?

– Tú te estabas comunicando y yo te estaba comprendiendo.

– Shura, te lo advierto, no estoy de humor. Es increíble que exijas comprensión y escucha cuando tú…- Aioros se disponía a hablar cuando el santo de capricornio caía nuevamente en los brazos de Morfeo – ¡Shura! ¡Te dormiste! Que pasa contigo, te estoy hablando

– No estaba dormido, solo descansaba los ojos. Te escucho y comprendo perfectamente. Solo que tengo una basurita en el ojo y los cerraré por unos minutos.

– No me digas, basuritas ¿eh?

– Vale sí, lo que tu digas.

– ¡No me estas escuchando, porque te estas volviendo a dormir! – reclamaba mientras escuchaba los sonoros ronquidos del español – ¡Shura!

Del otro lado del salón, la discusión se volvía más amena entre el León y el cangrejo.

– Créeme, ellas son muy difíciles de entender – comentaba Aioria.

– ¿Más diffícile que Afrodita? Io non creo posible – respondió Death mientras tomaba un gran sorbo de su bebida.

– “Melhor solteiro que mal acompañado” – se escuchó repentinamente de Aldebarán quién traía del brazo a Milo que a la vez jalaba a Shaka.

– ¿Ma per ché dices eso Aldebarán? Io creí que eras feliz con quella bambina.

– ¿Que menina?

– Quella bambina de las flores.

– Voce esta falando de essa menina? Ela gosta del cavalheiro de peixes, mas, acredita que ele tem un romance com voce.

– ¡Por Athena podrían hablar en griego por favor! – sugirió el santo de escorpión.

– ¡Cáspita! Io non entiendo per ché piensan que tengo algo con Afrodita.

– Mantén la calma. En mi caso, dicen lo mismo con Mu – comentó Shaka con la tranquilidad que siempre lo caracterizó.

– ¡Ja! ¿y ustedes se quejan? En nuestro caso creen que Kanon y yo tenemos una relación incestuosa, solo porque a pesar de nuestros años compartimos el mismo templo.

– Debes sentirte orgulloso de compartir la habitación conmigo hermanito – comentó Kanon quien también se unía a la conversación.

– ¿Comparten la habitación? – preguntaba Aioría con unas copitas de más – es ilógico que a su edad duerman juntos. No lo creo posible. Es algo imposible ¿no es cierto?

– Solo la compartimos por un cargo de conciencia y por las secuelas traumáticas que dejó el encierro de Kanon en la cárcel de Cabo Sunión – respondía Saga – ¿No es asi Kanon? – agregó recibiendo por primera vez la afirmación de su hermano menor quien a su vez también agregó:

– Es cierto. Ademas debo cuidarlo de su bipolaridad. Ya saben, puede lastimarse con los espejos, eso es muy peligroso, más aún si intenta volver a dominar el mundo, aunque existen remotas posibilidades, pues no tiene muchos seguidores.

– ¡¿Que dices? Kanon, aún tengo seguidores – exclamó Saga

– Haber, todos los seguidores de Saga que levanten la mano – habló en voz alta el menor de los gemelos y solo levantaron la mano los santos de virgo, cáncer y piscis, hablando con creciente sarcasmo dió una orden – Guardias llévenselos.

– Kanon aunque no quieras aceptarlo tengo muchos seguidores, eres famoso gracias a mi. Recuerda que fui el patriarca y me respetan ¿Es cierto o no?

– ¿Seguidores? Siento lastima por ellos. No entiendo como te quieren. Además, ¿ahora eres patriarca de quien?, recuerda que el santuario está en manos de Shión.

– ¡Maldición! – rápidamente el mayor de los gemelos se levantó para atacarlo, pero muy lejos de infundar temor escuchaba las risas de su hermano quien de tanto reír no midió dónde apoyaba su mano, cayendo escalones abajo ante la mirada atónita de todos los presentes. Saga corrió con desespero hasta alcanzarlo, sintiendo cada golpe de su hermano en carne propia, más aún, le dolía en el alma – ¡Kanon!

– No duele – se repetía el menor de los gemelos mostrando los ojos inundados en lágrimas, mientras observaba el rostro de preocupación extrema en Saga.

– ¡Idiota! fíjate bien dónde pones la mano – regañó Saga con falsa cólera.

– A quién le dices idiota ¡Idiota! – fue la respuesta de Kanon, para luego aferrarse con un fuerte abrazo a su hermano mayor, ambos con una sonrisa dibujada en el rostro.

Aquella escena caló en los corazones de todos los presentes, a pesar de todos los problemas e inconvenientes de ambos hermanos, era claro que podían contar siempre el uno con el otro. Milo sintió mucho el cargo de consciencia por los malos momentos que pasó con Camus, mirándolo de reojo notó que el aguador advirtió que lo observaban y sin más palabras se acercó a él con un regalo que sabe Athena de dónde lo sacó.

– De acuerdo Milo, te perdono – dijo el santo de la onceava casa, rompiendo el hielo al notar las intenciones de su amigo con el regalo – Extrañaré tus ocurrencias – respondió con un fuerte abrazo del cual se escuchó una vocecita proveniente de aquel envuelto llamando la atención de los santos dorados.

– Camus, sin estar de acuerdo cumpliré mi misión, aunque considero que es una tarea indigna para un caballero de oro. Aún así la cumpliré.

– Perdóname caballero de escorpio, en ese momento pensé que era la mejor salida. Lo menos que puedo decirte es que nuestra amistad no será afectada. Ve en paz amigo mio, hermano.

– Espera. Cuando te sientas solo presiona aquí – señaló la patita de un bello, esponjoso y tierno osito polar, el santo de acuario obedeció la orden presionando la patita superior del osito, el cual sonrojó sus mejillas iluminándolas y a continuación se escuchó un sonoro beso con un “te quiero”. Camus levantó inmediatamente la mirada buscando a Milo, el cual respondió sonriendo:

– No hay muchos artículos de chicos para chicos. Lo siento, pero la idea era buena – ambos sonrieron ante tal ocurrencia.

– D’ accordo – Death rompió la escena llamando la atención de los presentes al mismo tiempo que se acercaba a Afrodita – quizás quella vibora venenosa, no es tan vibora. Ma io creo que es una serpente. Olvidé que sempre trataste con tuttas las cosas peligrosas y venenosas. Ma la nostra amistad tampoco se verá afectada ¿va bene?

– Cuando uno actúa en base a lo que cree, también es hermoso ¿Recuerdas? – Respondió Afrodíta

Capisco – agregó el italiano eliminando toda muestra de resentimiento en el rostro del santo de Piscis

– Genial, los regalos y disculpas funcionan ablandando el corazón de los más rudos santos, pero con Marin nada funciona – comentaba Aioria sirviéndose una copa más.

-flask back-

Oficina de Marin 6 horas antes

¡Plapp!resonó la mano de la amazona en la mejilla del león

– Marin, no entiendo por qué me tratas así ¡Dímelo Marin!

– No quiero que te vuelvas a travesar en mi camino. Márchate.

– Marin, no entiendo, que hice ¡Marin dime que hice!

Fin de flash Back

– Marin ¿Por qué? – se quejaba acariciando su mejilla.

– Te parece poco lo que haz hecho, ¡te declaraste a su novio! – respondió Kanon poniéndose de pie aún un poco adolorido.

– Desde hace tiempo Marin también trabaja arduamente, para salir de esta pesadilla. Ya casi no nos vemos, siento como si me hubiera hecho a un lado. ¿pero que es lo que estoy diciendo? no me hagan caso, ella es ahora la asistente principal del poderoso Paolo Dianz, su carrera va en asenso y yo sigo siendo un simple trabajador ¿que podría ofrecerle? ¿Cómo pude pensar que la amistad que nos une desde la infancia, podía perdurar toda la vida? Soy un insensato.

– Todos lo somos alguna vez cariño.

– ¿Madre? – se preguntaron todos al ver bajando a la madre de Aioria del templo donde reposaba el emperador de los mares.

– Insensato. Este chico realmente lo es, siempre lo fue. Aioros hijito, deja de impacientar a Shura. Pobre muchacho, trabaja demasiado – hablaba mientras se dejaban escuchar los ronquidos de Shura, mas, sin prestar mucha atención a la reunión la madre de Aioria continuo su camino.

Todo quedo en silencio por unos segundos mientras la robusta señora desaparecía del templo hasta que Kanon decidió hablar.

– Doce hombres reunidos en un templo, simulando una fiesta, esto es bizarro.

– extravagante – acotó Milo

– insólito – aumentó Aldebarán

– atípico- concluyo Shaka.

Mirando todos a Dohko.

– ¿por qué ser egoístas? invitemos a los santos de plata.- dijo Kanon

– y a los de bronce – agregó Aldebaran.

– Una fiesta sin chicas no es fiesta, invitare a las amazonas

– ¡Milo no! ¡caballeros no pueden hacer eso! – el santo de libra trató de calmar los ánimos dispuesto a iniciar una de sus largas explicaciones

– Claro que podemos – continuo Kanon

– No. No pueden, Shión…

– Observa- Al retornar la mirada Dohko sintió como alguno de los muchachos de oro lo levantaba llevándolo sin permiso hacia el coliseo. Mientras los otros llevaban lo que podían a mano.

Algunas horas después…

– ¡Alto! ¡Ya basta! ¡Seiya de donde sacaste todos esos antifaces! ¡Misty deja de hacer cuerpos pintados! ¡Por Athena el santo Jamián (el cuervo) no es una piñata! ¡Basta Ya!

– ¿Me lo dice a mi? – preguntó el santo del lagarto – Lo mío es arte. Maestro debería preocuparse por su pupilo.

Dohko volteó la mirada y observó a Shiryu bailando en lo alto de una columna, sin camisa y de manera muy sugerente.

– Shiryu vístete y baja de esa columna ¡Es una orden! – gritó desde lo lejos

-Ya deja de amargarte y diviértete – se escuchó de Kanon

– El siguiente tema está dedicado al amor de mi vida -acompañado por su grupo musical, Milo agregó entre risas – Je t’aime Camus. Te extrañaré – dejándose oír silbidos y abriendo un circulito alrededor de Camus quien se hallaba con una fuente y una bebida en mano notablemente apenado y con grandes deseos de desaparecer…al santo de escorpio – Con ustedes mi más reciente éxito: “Ríndete nena, esta noche gritarás”

– ¡Ya basta! – gritó Dohko subiendo al escenario muy ruborizado y arrancando el micrófono de las manos de Milo – ¡Si Shion se llega a enterar estaremos en grandes aprietos! – exclamaba mientras observaba como doce caballeros continuaban armado una mega fiesta en el coliseo del santuario donde caballeros de todo rango se divertían a mil – creo que estoy en problemas – susurró.

– Yo creo que si – Escuchó Dohko la voz de su mejor amigo, de su ovejita verde, notablemente enfadada, haciendo que temiera por su vida al voltear…

CONTINUARA…

3 comentarios to “Capítulo IX – Entiéndeme – Todos por Papá”

  1. yanXD agosto 1, 2011 a 9:37 pm #

    hay pero q mal, ami si me guta mucho el yaoi y esta parejita me encanta, bueno en gustos se rompen generos, yo sigo igual espero la conti bay bay:) xoxoxo

  2. yanXD julio 9, 2011 a 1:27 am #

    HOY SIIIII, sigo con el capi sigiente ya lo leeo te dejo un comen despues ok., A y q no se m olvide mi FAVORSOOOOTE com vas con el (shakaxaioria= t dejo bay

    • Janniceg julio 9, 2011 a 5:09 am #

      jajaja ¡un Shaka x Aioria?
      Ya quiero ver como hace Val con eso… especialmente cuando sé de primera fuente que mi agraciada editora no puede con el yaoi, tal vez un slash de shoen-ai.

      De todos modos espero la continuaciòn tambien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: