There’s Something About Shun – Capitulo II

20 Ene

1.- Hay algo acerca de Shun

2.- Loca por Shun

Grecia 7 años después…

Nuestra protagonista se encontraba sentada en un consultorio psiquiátrico, contando sus dolores y pesares que la marcaron desde aquel día funesto.

– Luego de este incidente, estuve en el hospital durante un mes, trabajé todo el verano para cubrir las cuentas. Shun se mudo ese mismo año a Japón y no supe más de él; quería escapar de todo esto y subí a mi auto, estaba conduciendo por la carretera cuando de pronto pensé en Shun y volví a sentir ese nudo, ese horrible nudo en el pecho, me asfixiaba – June contaba sus memorias y explicaba sus problemas al guapo psiquiatra de cabellos de fuego, que sin que lo notase regresaba de merendar aún con la servilleta en la camisa; la desechó y paso a tomar asiento sigilosamente mientras respondía.alberich megrez

– Es triste – mientras miraba la hora y contaba las manchas en el techo de lo aburrido que estaba. June era la mejor de sus clientes y la historia la conocía de memoria.

– Y me estacioné en una zona de descanso, necesitaba aire, quería olvidar todo. – Continuaba June con lágrimas en los ojos.

– ¿Te estacionaste en una área de descanso?- Preguntó Alberich sorprendido.

– ¿huummmmm?

– ¿Sabías que las áreas de descanso son los baños sauna de los gays para muchos?- June no entendió la referencia, se quedó en silencio por un momento y luego solo atino a decir:

– No lo sabía… ¿en serio?

– ¡uhh! mira la hora que es; bueno, eso fue todo por hoy, nos veremos la próxima semana. Cancela la mensualidad, que el gran Alberich no se digna a tratar sin previo pago, mi tiempo es valioso y hemos avanzado mucho June- La camaleón no tenía por que desconfiar del famoso doctor Alberich , de alguna manera tenía la sensación de haberlo superado todo, sin contar que se sentía exactamente igual que aquel el día que dejo la casa de Shun. Necesitaba ayuda, más que un profesional necesitaba una vieja amiga y decidió visitar a alguna, mejor dicho la única que soportaba sus delirios sobre Shun.

– Deberías probar esto, es sensacional – La aconsejaba Saori mientras cogía unas galletas que su esposo Julian Solo sostenía en una bandeja y que amorosamente horneo para la ocasión, a toda esta perfección un par de pequeños traviesos corrían de un lugar a otro en los jardines de una gran mansión

– June ¿deseas beber algo?- Ofreció Julian a su visitante.

– No gracias.

– Cariño hornea otras galletas para June.

– ¿Con mantequilla o con chispas de chocolate?

– ¿June cual te gusta?

– En realidad aquellas que tienen nueces del Congo, pero no quiero ser una molestia.

– ¿Como crees?. Julián, prepara las galletas con nueces del Congo- Ordenó Saori.

– Por favor, así esta bien, me gustan estas de vainilla.

– Ahora mismo las preparo, no es una molestia, no te sientas incómoda – Decía Julian mientras alistaba a los niños y se dirigía al supermercado.

– Ya verás, es un excelente repostero.

– Con un esposo así cada día es mejor que el otro ¿verdad?- Decía June envidiando la suerte de Saori – Tienes razón, lo que me falta es una familia, tu sabes un esposo, ¡niños! – afirmó – ya viste como cambio Julian desde que nacieron sus gemelos. – Aunque siempre pensé que el tenerlos era una cuestión de herencia. – Saori resto importancia a lo último y preguntó.

– Y a tí… ¿ya?

– ¿Eh? ¿ya qué…?

– ¿Ya tocó tu puerta?

-¿Qué?

– ¿Te enamoraste? – De forma burlona Saori miraba a June al darse cuenta de que no atinaba en 1/8 a las preguntas realizadas.

– Creo que sí. Pero fue hace 7 años… es… Shun.

– ¡No! ¡otra vez con Shun! – Negó con la cabeza esperando esa respuesta.

– Esta bien, esta bien, fue corto pero definitivamente fue amor, es amor si se sigue pensando en alguien después de 7 años.

-¿Por qué no tratas de buscarlo? – Aconsejó Saori

– No, a estas alturas ya debe estar casado, alguien como Shun no quedaría soltero.

– Que dices, te puedo ayudar, tengo una amiga en llama Shaina

– ¿Shaina, la amazona de la cobra?, pero siempre me pareció posesiva y extraña.

– Lo sé, pero esas cualidades la hacen especial.

Al día siguiente me acerque a investigaciones. Llegando a la oficina de Shaina, abrí la puerta, la encontré con las medias en los tobillos y la falda un tanto desabrochada, la blusa desabotonada casi en su totalidad. jugando al tiro al blanco con unos dardos.

shaina de ofiuco

– Buenos días Shaina, Saori te recomendó para que hicieras una investigación y me ayudes a encontrar a una persona.

– Bien… de que se trata – Me decía mientras se levantaba las medias, ajustaba su falda y abotonaba la blusa.

– Se trata de Shun, mi compañero en la preparatoria, pues yo …quiero verlo – Dijo apenada la camaleón.

– Bien, dime una cosa ¿te esta extorsionando?,

– No.

– ¿Se llevo a tu hijo?

– NO.

– Ya sé, te hizo brujería

– ¡NO!

– Lo quieres muerto ¿no?

– ¡muerto! ¡por Dios! ¿Que cosas dices?, no hablaras en serio.

– ¡No esperes que te crea el cuento de que quieres recuperar a tu noviecito de la preparatoria! – Dijo Shaina fuera de si.

– Bien me doy. ¡Esta bien olvídalo!

– Muy bien, muy bien, lo haré. Pero si aparece un cadáver con su nombre yo hablaré todo lo que sé.

June no sabía que tan en serio había tomado Shaina su trabajo, mas sin perder un segundo se fue para Japón contactándose con una de sus amigas ya conocidas. Gistes fue la que dió con la dirección. Shaina subió al auto de su amiga quien iba acompañada de su gran canino en la parte posterior.

– Toma, esta es la dirección- dijo mientras le pasaba un pedazo de papel.

– Gracias – Shaina tomó el papel y lo metió al bolsillo.

– Hey! debes agradecerme porque este chico no fue nada fácil de encontrar. ¿De que se trata? – pregunto Gistes arrancando su auto.

– Es acerca de una chica que quiere encontrar a su antiguo noviecito de preparatoria.

– ¿Bromeas?. Se encuentra cada extraño en este negocio…

De mañana en una zona residencial junto al mar, Shaina yacía durmiendo en su auto, muy bien equipada para inspeccionar si se trataba de la persona indicada, de pronto despertó con un salto por el estruendo de los audífonos que llevaba consigo, miro con sus binoculares a la ventana del segundo piso de una hermosa casa, y vio a Shun despojándose del traje de dormir despejándose al observar el paisaje de aquella mañana, escuchando aquella música estruendosa. ¿Quién diría que esos eran los gustos de Andrómeda?.

– mmmmm June, creo que encontramos a tu Shun –el tono de voz cambio inmediatamente a uno lleno de argucia salpicado de lujuria.

Observando con sus binoculares analizaba la situación.

– ¿Casado? negativo ,¿niños y perro? negativo, mmmm muy buen… equipo – añadió con las babas hasta el piso dándoselas de lobo al ver a caperucita.

En la terraza de aquella casa observamos al antiguo maestro tomando sol, sentado disfrutando de su bebida matutina “un Martini” con su pequeño Shiryu echado sobre él. Shun se acerca sigilosamente hasta tapar con su silueta los rayos del cálido sol sobre el antiguo maestro . Por petición de Shiryu, el maestro Dohko fue a vivir con Shun, ya que no podía obtener la paz necesaria ni siquiera por un segundo, por las constantes intromisiones de su maestro y porque abandonó Rozan para ir a ejercer su carrera.

– Buenos días maestro – Saludaba Shun con una taza de café en la mano y vistiendo solo una pequeña toallita.

– Quítate, me estorbas – dijo el maestro amablemente.

– Lo siento. ¿que esta haciendo?

Mientras todo esto ocurría Shaina seguía la conversación desde el auto, con su moderno sistema de antenas que tenía por doquier. N/A solo debía escuchar por medio del cosmo.

-Estoy investigando a nuestros vecinos – El antiguo maestro sonreía, en tanto colocaba una mano señalando la ubicación de donde espiaba – escucho sus conversaciones.

– Maestroo- respondió Shun con pesadez

-Shhhh . Es necesario y muy importante, saber quienes son tus vecinas. Por ejemplo: el de la casa verde de allá, engaña a su esposo con el vecino de la casa azul … quien a su vez engaña a su amante con el sujeto de la tienda, la que vive en esa esquina es una traficante cof, cof, entre otras cosas más.

Shun sonrió al ver las travesuras del antiguo maestro, lo que le recordaba el porqué Shiryu vivía ahora solo.

– La verdad sobre estas muchachas no me sorprende, porque el pequeño Shiryu siempre les ladraba a todas ellas. – añadió Dohko cargando a su pequeño perrito, mimándolo, tu alejaras a esas malas mujeres, pequeñito.- el pequeño shiryu en respuesta lamió la cara del maestro – Eso es, buen chico.

– Ok. Maestro, saldré un momento a jugar golf… luego iré a ver a Seiya al orfanato.- palabras acompañadas de palmaditas en la espalda fueron la despedida, para dar inicio a un gran día.

– Hasta luego… galán. – Culmino Dohko.

Shaina vio como Shun salió de su casa dirigiéndose al puerto donde se encontraba Tetis sentada en la hamaca de un crucero

– Hola cariño.- Saludo la sirena.

– Hola Tetis, te traje una manzana – Lanzó la manzana al barco y Tetis la atrapó con destreza.- Nos vemos en la noche.

Andromeda se dirigió a su 4 x 4 y condujo directo al club privado de Golf. Desestrezó su cuerpo después de una semana agitada de trabajo para luego reunirse con Seiya en el Orfanato, no sin antes comprar panecillos de distintos sabores para todos los niños.

– ¿Shun te casarías conmigo?- pregunto una niña recibiendo el panecillo

– Me encantaría, pero ya estoy de novio con Mayumi

– Shun…¿de verdad que eres mi novio?- pregunto Mayumi recibiendo también el panecillo.

– ¿Y que pasará con Sayoran? ¿Estarás de novia con los dos?- respondió Shun

– jajajaja no, solo te daré un besito.

– A mi me das sin cebolla – pedía Seiya tal cual niño en la cola de repartición.

– Sin cebolla Seiya, Sin cebolla- repetía Shun muy amablemente, sonriendole, haciendo todo lo posible para que su amigo se sienta feliz. La costumbre de visitar el orfanato nunca decayó, los amigos siempre velarían por aquellos pequeños sin hogar. Jugaron futbol, recrearon a los niños y los ejercitaron.

Después de la visita al orfanato Shun y sus amigos decidieron almorzar en un restaurant cercano, obviamente Shaina no perdió la oportunidad de seguirlo y sentarse cerca de él para escuchar la conversación.

– Escuchen esto: “Busco a una chica alta, guapa, inteligente y que esté bien equipada – rió Seiya al leer el periódico – Yo me conformo con Mino. ¿No es cierto Chibi Seiya? – preguntó a su miniatura con ojos llenos de ternura, el cual tenía su propio asiento en la mesa.

– Sería mejor decir, busco a una chica ciega con cuenta millonaria – dijo Hyoga

– Jajajajajajajjaa – Todos continuaron con las risas.

– Es de soñadores pedir tanto, mírame encontré a Shunrey y soy verdaderamente feliz – Expreso Shiryu tratando de verse serio.

– Yo diría ” busco a una chica sencilla, que no haga dietas, que coma comida chatarra si le agrada y … que no este obsesionada con su peso”, así la califico – Afirmó Shun.

– veamos ¿una gordita que sea sencilla y no esté obsesionada con su peso ¡Por Dios Shun! ¿Donde podrás encontrar alguien así? jajajajajaja – rió Shiryu sarcásticamente.

– De acuerdo, aquí viene la parte difícil, debe ser su propia jefa.

– ¿Una traficante? – Preguntó divertido Hyoga.

– No. No había pensado en una traficante sino en alguien como una escritora o también una arquitecta, así cuando quiera salir con ella no tendría que ajustarme a su horario.

– Muy conveniente – Dijo Seiya afirmando con la cabeza.

– Yo creo que sí – Apoyaba Hyoga al comentario anterior.

– O podría ser alguien con quien pueda escaparme a Nepal – Expreso Shun soñando con algunas fantasías.

– ¿Si? estoy seguro que dejarías a la pobre chica a la mitad del camino a Katmandú- Aseveraba Shiryu sonriendo.

– ¿A que te refieres?

– Que cambias tu manera de pensar muy rápido. No recuerdas a la chica camaleón que dejaste a puertas del avión hace siglos.- Dijo Hyoga

– No es cierto. yo…

– Shun… ¿y que pasó con esa princesita perfecta a la que arrojaste a la basura…como se llamaba?…¡a sí! Flare- preguntó Hyoga – Pensé que por como pasábamos tiempo en la serie, sería yo quien me quede con ella.

– Esta bien, nos divertimos un rato, pero…ya pasó.

– Vamos Shun…cuéntanos ¿que pasó con Flare? – Seiya preguntó con mucha curiosidad.

– ¿Sabes lo que Eurídice me contó que Flare dijo?

– Qué fue, parecía la mujer perfecta – Exclamaba Shiryu.

– Ella me contó, que si no fuera por que vivía con Seiya hubiera aceptado casarse conmigo – Revelaba Shun.

– A mi me parecía una buena chica, no puedo creer que te dijera eso, nos llevábamos muy bien- Seiya puso ojitos de cachorrito triste.- Todos quedaron sorprendidos.

– ¡Bahhhh! ¡al diablo con Flare!… después de todo tengo películas porno jajjajajja – sonrio bajo Shun para animar a Seiya.

– jajajajajajajja – Todos terminaron de risa, incluyendo Shaina que por poco es descubierta.

– jajajajajajajajajajajajajaja – terminaron completamente sonrojados aquellos que escucharon las palabras del supuesto “inocente Shun”.

Era de noche cuando Andrómeda volvió al puerto para encontrarse con Tetis, dándole un beso en la frente le regalo un delicioso pastelillo.

– Buenas noches Tetis. Que tengas suerte en el crucero.

– Gracias y buenas noches mi niño. Cuando regrese te cuento.

Después de ver su programa de televisión favorito, Shun decide acostarse, para ello empieza a mudarse de ropas hasta quedar sin nada, como la ventana se encontraba abierta, Shaina que aún seguía sus pasos, tenía un buen espectáculo por delante, así que decidió cambiar los binoculares por unos de mayor alcance.

– Esta va a ser una buena toma –Volvió a enfocar los binoculares a la ventana, encontrándose con un trasero arrugado y moradito, bajó entonces los binoculares lo más rápido que pudo:

– ¡Ahhhgg! , no todo es lo que parece – se dijo, volviendo a ver hacia la ventana aún sin creer que ese trasero era el de Shun, reconociendo entonces al antiguo maestro, mientras Shun terminaba de cambiarse en la ventana contigua.

Una mañana ya en Grecia, June acudió a una cita con Shaina en un puerto para recibir noticias de su querido Shun.

– Hola June tengo excelentes noticias, encontré a tu Shun y en realidad tiene un no sé qué, que lo hace increíble.

– ¡Espléndido! ¿Encontraste a Shun? -Se veía una emoción desbordante en June al recibir de Shaina noticias sobre su único amor.

– puede ser… dime ¿Shun era de huesos anchos cuando adolescente?

– No, no para nada. Tú lo conociste mejor que yo…

– Entonces… digamos que ha ganado un poco de peso.

– ahhhhh ¿esta gordito? -respondía June con ternura.

– Yo diría mas bien obeso y si a eso le sumamos la calvicie…

– ¿También es calvito?

– Sé que no debe ser fácil escuchar todo esto, sobre todo debe ser muy difícil llevar la vida que él tiene.

-¿Por que lo dices?

– Con cuatro diablillos y sentado desde esa silla de ruedas, debe ser difícil de controlar.

– ¿Entonces esta casado?

– Esa es la buena noticia ¡No lo está!. Es increíble ¡cuatro niños de distintas parejas! ofrece sus servicios a través de internet. Creo que ahora debe tener una pareja en turno y esos diablillos saltando por ahí. No sé si te interese seguir con la investigación. – June no quería creer lo que escuchaba, su Shun era ahora una persona completamente diferente de lo que recordaba. No podía reconocerlo en las palabras que escucho de Shaina.

– No te molestes más por eso. Olvídalo.

– Hey , tranquila, tu también debes haber cambiado durante de estos 7 años. Bueno espero que tengas suerte en la próxima.- Shaina se alejaba dirigiéndose a su auto, cuando June corrió trás de ella.

– ¿Me podrías dar su dirección?, no importa si se encuentra tan mal, quiero ayudarlo- dijo apenada- Supongo que lo sigo amando.

– ¿Quieres la dirección del cerdito en silla de ruedas?. – Shaina se sintió comprometida y hasta un poco fastidiada – Bien, te la daré, pero no creo que te sirva de nada, mejor espera a que regrese de las Vegas

– Gracias… ¿De las Vegas?

– Sí, su pareja de turno vive ahí.

– Pero… ¿acaso esta desesperada? ¡Si es una ballena!

– Tú sabes, en las vegas los espectáculos varían y …tu puerquito esta de moda. – Decía Shaina sin poder zafarse de June.- Ya tuviste tu oportunidad y la perdiste- Subió al auto y se alejó.

Esa noche June no podía conciliar el sueño, una balada muy romántica se escuchaba desde la calle debajo del edificio…era Milo con Camus tocando y cantando con su melodiosa voz, mientras June sacaba de su bolso una foto antigua de Shun recordando los “buenos tiempos”. Cuando uno de los vecinos ante tanta bulla no tuvo mejor idea que echar una cubeta de agua a los molestos cantantes; los cuales salieron despavoridos.

Al día siguiente June decide ir a investigaciones una vez más, y se encuentra con Shaina, quien salía de su oficina cargando todas sus cosas.

– Oye Shaina aún tengo interés en la dirección.

– Lo siento pero ya no trabajo aquí – cuando un empleado de investigaciones pasó deseándole buena suerte en Japón

– ¿Japón? ¿Para que irás a Japón?

– Me hicieron una transferencia, tu sabes los delincuentes se encuentran en todo lugar y yo acepté.

– ¿Y Shun?

– Ya no trabajo aquí , suerte para la próxima.- la cobra se fue dejando a una June desconcertada.

El mundo se terminó para June, necesitaba nuevamente de una amiga y decidió citarse con Saori en una fuente de soda.

– Jajajajjajajaa ¿Estas así por que no podrás ver a Shun? jajajajajajajjaja – reía Saori mordiendo un pedazo de su gran hamburguesa.

– Ríete, como a ti no te duele – Decía June muy deprimida.

– Vamos June, has podido superar cosas peores. ¿Recuerdas aquella vez que tenías los pechos atorados en el corsé? jajajajaja eso si fue traumante jajajajajajjaja.

– ¡¿Como supiste de eso? – Exclamó June muy apenada recordando aquel momento.

– Sólo estaba a cuatro provincias jajajajajjajajajaa – Reía Saori mientras que los clientes también se reían al recordar el incidente.

– Mira la hora que es. Tengo que ir a la casa del hijo de mi jefe para ayudarlo a mudarse a su nuevo departamento.

– Ok June, nos vemos luego jajajajajaja. – Todos terminaron riendo, menos June, esas cosas no le causaban gracia, si no fuese por aquel incidente, nunca hubiese tenido que separarse de Shun.

Estando en Japón Shaina asiste al mismo club de golf que Shun, coincidiendo con la hora en la que Shun jugaba en el campo, entonces la cobra hizo lo posible por estar muy cerca de él tratando de entablar una conversación.

– Muy buen tiro- le dijo, a lo que Shun levanto la mirada y sonrió – ¿Me podrías aconsejar como puedo jugar? – insistió Shaina en hablarle.

– El primer consejo que te doy, es que nunca hables con alguien que esta a punto de hacer un tiro- Aconsejaba Shun amablemente con una tierna sonrisa, aunque había fallado por desconcentrarse.

– Ahhhhh bueno ¿Tienes sed? iré a comprar una soda- insistía la cobra, por otro lado Shun que se disponía hacer un tiro nuevamente fue interrumpido y fallo.

– Te lo agradezco, pero no- Y siguió concentrado en el juego.

-¡Rayos!, no tengo cambio, solo tengo estas monedas de Nepal – Fue entonces que Shun fallo quedándose atónito a escuchar la ultima frase, dejo de jugar impactado

– ¿Conoces Nepal?

– Bueno…Sí, tengo una casa ahí, pero quiero venderla, pienso que no es bonito viajar sola- Decía Shaina observando aquellas monedas que sabe Dios a que turista le haría falta en aquellos momentos.

– Estoy de acuerdo contigo.

Saliendo del club de golf Shun arregla sus cosas para marcharse cuando nuevamente se encuentra con aquella mujer.

– Hola me llamo…- Shun extendía la mano para presentarse.

– Shun de Andrómeda ¿no es así?

– eh sí. ¿Cómo sabes mi nombre?

– Trabajé contigo en la serie Saint Seiya, es normal que no me reconozcas, la mayor parte del tiempo grababa con una horrible máscara.

– ¿Shaina?- decía Shun tratando de acertar – ¡Shaina! cuanto tiempo sin verte- corría para abrazarla- ¿Estuviste en Nepal todos estos años ¿Qué estas haciendo ahora?

– Por el momento me dedico en realizar algunos planos de edificios- dijo esto mostrando todos los planos que caían sin cesar de su auto.

– ¿Eres arquitecta? ¡Es genial!

– Pues sí, aunque quisiera dejar todo esto y dedicarme a mi verdadera pasión.

– ¿Cual?

– Los niños. Hago visitas a los orfanatos. Esos engendros del mal también necesitan amor.

– ¿Acaso eso no es incorrecto?- preguntaba Shun refiriéndose a su manera de expresarse, pero Shaina seguía hablando al no entender el mensaje.

– En absoluto, la última vez saqué a pasear a un muchacho… Mongo, así se llamaba, cada vez que Mongo pedía algo yo le jalaba de la cuerda en el cuello para que se calmara.

– ¿Lo llevabas con una cuerda?

– Sí. Y si eso no resultaba lo callaba con un ¡A MI COBRA! y era suficiente, es lo más normal, así acostumbran tratarlos.

– Es algo inhumano ¿como pueden tratar así a unos niños? – preguntaba Shun exaltado cuando fue interrumpido por Shaina.

– Sin embargo ellos son lo más maravilloso que tiene este mundo loco – con brillo en los ojos Shaina despejo las dudas de Shun, al ser huérfano de padre y madre Andrómeda entendía perfectamente la ultima frase de la cobra. Sonrió entonces y decidió darle la oportunidad de seguir conociéndose.

– Shaina ¿que planes tienes para hoy?

– Por ahora ninguno.

– Bien, que te parece si salimos esta noche.

– De acuerdo.

– Pasaré por tí a las 8 p.m. ¿Esta bien?

– Muy bien, te estaré esperando.

siegfried

En Grecia, el dueño de la editorial para la cual escribía June, ordenó que ayude a su hijo paralítico en su mudanza, ella cargaba un gran mueble sobre la espalda, a pesar de haber sido solo una amazona en la serie Saint Seiya su jefe la consideraba Hércules.

– Más a la derecha, a paso firme o estropearas mi mueble..- Ordenaba el hijo del jefe.

– Hago todo lo que puedo, mis piernas me duelen- Decía June temblando.

– ¡Muy graciosa!, si pudiera entender que es sentir las piernas adoloridas te entendería. Vete a la 6$ $·”!& – así el hijo del jefe gritaba y se alejaba tirando de las ruedas de su silla.

– Creo que presentaré hoy mi carta de renuncia, no más obligaciones, yo misma publicaré mis libros.- Concluyo la camaleón, había soportado demasiados abusos de su jefe y su hijo como para continuar el resto de su vida de la misma manera en aquella editorial.

Horas más tarde con un doctor quiropráctico, se escuchaban el tronar de los huesos en la columna de June.

– Auchhh…au…

– Lesión en la zona lumbar, L5 apunta… – Freya tomaba nota para el expediente de June – June , la serie terminó hace 7 años, tienes 24 años ¡ya no estas para esas cosas! – decía Siegfried que era su quiropráctico.

– Recordando viejos tiempos. Bueno Siegfried, discúlpame por haberte gritado ese día.

– Olvídalo. Lesión en la vértebra torácica T7. Apunta – Freya continúo con las notas.

– Hace tiempo que no ví un caso así.

– AUCH , Ayyy… ¿recuerdas a Shun? .

– ¿Shun de Andrómeda?, claro que sí; es mas, hace poco lo vi en un congreso de doctores.

– ¡Que Shun qué!

– Es increíble pero parece que los años no pasan por él, hasta diría que se ve rejuvenecido.- June se queda pensativa, no más preguntas, debía encontrar soluciones, así que decide ir a la corporación de Saori . Ella estaba en una reunión con sus empleados, June tocó la puerta de vidrio gritando.

– ¡SHUN AÚN ES UN MUÑECO!- ingreso corriendo al despacho personal de Saori.

– La reunión se suspende hasta nuevo aviso.- Los ojos de Saori se veían completamente sorprendidos llenos de un brillo especial, salió corriendo tras June..

– Shun, mi Shun , no es un puerquito calvo, ni está en silla de ruedas, es un hermoso médico quiropráctico, me acaba de decir Siegfried que lo vio hace un mes atrás.

– Debe ser una locura, estas equivocada- Exclamó Saori sacudiendo a June.

– Shaina es una zorra, UNA GRANDÍSIMA ZORRA. Nos estafó todo el tiempo y nunca buscó a Shun. Saori…esa alergia que tienes… ¿Te sientes bien?

– No te preocupes es sólo una alergia. Me siento como una idiota ¡Llámalo!, debes llamar a Shun.

– Al diablo con llamarlo, iré por él – La alegría no pudo retenerse en June que salió en dirección a su auto en busca de Shun.

Continuará…

 

3.- Capítulo III – En Busca de Shun

2 comentarios to “There’s Something About Shun – Capitulo II”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya - enero 24, 2011

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Bitacoras.com - enero 21, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Grecia 7 años después… Nuestra protagonista se encontraba sentada en un consultorio psiquiátrico, contando sus dolores y pesares que la marcaron desde aquel día funesto….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: