¿Me quieres? Pero… (Fanfiction Saint Seiya)

14 Sep

Cuatro años viviendo una hermosa amistad, siempre rodeados de risas, cariño y comprensión, todo perfecto y muy bello. Hasta el momento, cero peleas, cero discusiones y cero desentendimientos. Todo iba absolutamente bien, hasta que llegó un hombre desde la lejana España.

Pues sí, se trataba de un tipo muy bien parecido, tez clara, ojos verdes intensos, cabellos tan negros como la noche, muy profesional en sus deberes, dueño de una inmensa fortuna, un excelente partido para cualquiera que tuviera muy buen gusto y más de dos dedos de frente como para mantener una conversación rica y fluída en información.

El Español Shura de Capricornio es un hombre con una personalidad avasalladora, capaz de lograr cualquier cosa que se proponga, “cualquier cosa” y esto último era lo que realmente preocupaba el afligido y celoso corazón del santo de la doceava casa. Sobretodo teniendo muy en cuenta que el excelentísimo Shura siempre amó a quien desde hace mucho era un posible imposible para él, Death Mask el cangrejito malicioso, dueño de la cuarta casa del zodiaco e incondicional amante de Afrodita de Piscis, al punto de ser adorarlo tanto en cuerpo como en alma. No había nada que el cangrejito pudiera no hacer por ver una sonrisa en el rostro de Piscis.

Sí. El amor de Death era puro y sincero. Quién podría pensar que el santo más sanguinario de los doce dorados imprimiera tanta pasión y dulzura. Afrodita sabía que Death era muy especial y también sabía que su orgullo era responsable de acabar con todos los sueños e ilusiones del cangrejito dorado, quien durante mucho tiempo vivió con la esperanza de lograr un lugar en su corazón sin darse cuenta que ya lo tenía ganado. Pese a ello el santo más hermoso de todos, siempre se empeñaba en mantenerse frío y distante ante detalles muy evidentes para sus otros compañeros, el orgullo de pensar que aún no nacía la persona destinada para él, animaba el rechazo para todo pretendiente sin excluir a Death Mask; quien por el contrario continuaba demostrando su afecto y cariño para con él.
Y era precisamente la persistencia, entusiasmo y pasión que imprimía en sus actos lo que gustaba al santo de la doceava casa, sin embargo, algo raro comenzó a suceder desde la llegada de capricornio, puesto que sus visitas ya no eran continuas, los detalles y atenciones dejaron de llegar al templo de piscis, las conversaciones y sonrisas silenciosas entre los nuevos “amigos” se dejaban entrever a la hora de la cena.
Cuando todos los doce santos que se hallaban presentes hacían comidilla de lo que estaba ocurriendo. Se escuchaban numerosos rumores: “ya era hora Shura”, “menos mal que apareciste, no quisiera ver a Death malgastar su juventud”, “son tal para cual”.
Si antes la costumbre del santo de cáncer era la de llevar a Afrodita hasta su casa no sin antes pasear con él por el santuario e invitarlo a contemplar la luna reflejada en el mar y recordarle que la belleza del escenario no tenía comparación con él, ahora era el santo de capricornio quien no perdía un segundo de su tiempo y rápidamente daba alcance al cangrejito que había cambiado de rutina y ahora no se acercaba más al más bello de los Santos de Athena, probablemente muy cansado por los desaires que recibía a menudo de él.
Tan rápido como cáncer y capricornio abandonaron la sala, se dejaban escuchar comentarios y bendiciones para la nueva historia que comenzaba, prontamente el rostro de Afrodita palidecía o ruborizaba, ya sea por tristeza o cólera, prontamente dejó de comer, mientras que el comensal de al lado lo miraba directamente a los ojos diciendo:
– “Si no haces algo pronto serás el único responsable de todo lo que pueda pasar con ellos dos”.
– De que hablas. No existe nada entre ellos dos – se levantó de su asiento levantando el rostro y avivando la mirada, con absoluto orgullo observó a cada uno de los comensales y dibujando una sonrisa desafiante en su rostro abandonó el gran salón.
Llegó al templo de piscis conteniéndose a duras penas, ni siquiera estaba seguro de los actuales sentimientos de Death y lo único que le quedaba era mantener la compostura y como siempre su inquebrantable orgullo.
¿Sería posible? ¿Acaso Death lo había dejado de amar? ¿Acaso su querido cangrejito había decidido pasar con Shura de Capricornio el resto de sus días? Fue entonces cuando al solo imaginarlo de la mano del Santo de Capricornio dio rienda suelta la cólera contenida, destrozando todo a su paso y gritando:
– ¡Maldito cangrejo! Acaso crees que saliendo con él me causarás celos y saldré corriendo a buscarte…
– No lo creo, pero logró que acabaras con todo cuanto tenías en tu templo. – Una voz apagada se dejo escuchar, Afrodita observó detenidamente para todos los rincones del templo, sin hallar señales de vida alrededor suyo – ¿Quieres venganza? Cuenta conmigo – Todo en el templo era un caos, y entre aquellos escombros una mano se abrió paso, descubriendo así a un santo que había quedado atrapado dentro de la ira del Santo Pez.
– Milo de Escorpio ¡Que haces aquí! Ya te dije que no quiero nada contigo.
– Descuida pececito, ahora aprecio la verdadera belleza.
– ¡Largo! – Afrodita buscaba algún objeto sin destruir para lanzar sin tener éxito.
– ¿Acaso no quieres de vuelta a Death? – enseguida el rostro del santo de piscis cambió de expresión, mientras, que el Santo de Escorpio continuaba aplicando su estrategia venenosa – Créeme, estás a tiempo de recuperarlo. Imagínate tomar nuevamente sus manos, ser nuevamente el centro de su vida, el motivo de sus desvelos, el dueño de su vida y corazón.
– Que quieres a cambio – respondió con la mirada fija y estudiada al santo de Escorpión quien le respondió inmediatamente y casi atropellando sus palabras.
– Al Mago de los Hielos.
– Trato hecho – Fue lo ultimo que se escucho antes de dar paso a un pacto sagrado.
Ambos denotaron una sonrisa maquiavélica en el rostro. Quizás la idea de tener muy pronto a los seres que más amaban resultaba excitante, quizás el enmendar faltas del pasado entusiasmaba aún más su pequeña y recién concebida travesura.
– Si queremos convencerlos debemos ensayar nuestra estrategia. Podemos comenzar desde ahora – la mirada maliciosa de Milo hizo que el santo de Piscis aclarara un futuro problema.
– Escucha bien Milo, te sigo el juego con el único propósito de recuperar a Death, a quien quiero es a Death y solo lo hago por Death ¿Quedó claro? No quiero malos entendidos, ni atribuciones que no deben darse a futuro.
– Entendido. No tengo problemas. Solo quiero a Camus.
– Buena respuesta, ahora retírate. Debo descansar. – El Santo de Escorpio repaso con la mirada la caótica situación del templo de Piscis y sonriendo atinó a decir.
– Ya lo creo. ¿dormirás en la bañera?- Afrodita cayó en cuenta de lo mal parado que había quedado su templo. Convencido de no volver a utilizar mas sus rosas pirañas, al menos no en un ataque de ira contra las cosas de su templo. Con la mirada encendida quedo en absoluto silencio. En tanto Milo continuo – Entendería si corres a pedir alojamiento a tu mejor amigo. Pero creo que en estos momentos debe estar muy ocupado con Shura. – Recibió entonces una mirada rencorosa en respuesta – Vamos. No me mires así, Siempre tendrás las puertas abiertas en mi templo. Además, piensa que Death lo vale – Terminando sus argumentos Milo procedió abrazar a Afrodita y guiarlo escaleras abajo rumbo a la casa de Escorpio.

Continuará…

Cap 2   Me quieres pero … me detestas

Anuncios

3 comentarios to “¿Me quieres? Pero… (Fanfiction Saint Seiya)”

  1. Pilar septiembre 14, 2010 a 2:31 pm #

    És la primera vez que me encuentro relacionados así a los signos zodiacales. Curiosa historia. Me enganchó hasta el final.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Me quieres pero… me detestas cap. 2 « Janniceg Frankfurt - octubre 15, 2010

    […] Cap 1 – Me quieres  pero … […]

  2. Bitacoras.com - septiembre 14, 2010

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuatro años de vivir una amistad, siempre rodeados de risas, cariño y comprensión, todo perfecto y muy bello, hasta el momento cero peleas, cero discusiones y desentendimientos. Todo iba absolutamente bien hasta que llegó aqu…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: